La oposición pide que ‘el niño de la maleta’ esté con su padre

Abou, de ocho años, está en un centro de menores y su padre, en prisión por un delito contra los derechos de los extranjeros

Desde que Abou, de ocho años, salió de la maleta en la que le metieron para cruzar la frontera del Tarajal (Ceuta), el jueves pasado, su vida y la de su familia ha dado un vuelco. Él está en un centro de menores tutelado por las autoridades ceutíes, su padre en prisión por un delito contra los derechos de los extranjeros, junto a la portadora del trolleyen el que escondió al pequeño. La mujer del padre, desde Las Palmas de Gran Canarias, jura y perjura que “él no sabía que lo meterían en una maleta para pasarlo, porque de haberlo sabido no lo habría permitido”. Y los agentes sociales y políticos se han visto convulsionados por esa imagen del escáner del equipaje en el control fronterizo de la Guardia Civil con la silueta acurrucada del pequeño marfileño en posición fetal, que sorprendió primero a los agentes y luego al mundo entero.

El portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Rafael Hernando, criticó este martes al padre del pequeño por querer saltarse las leyes “a la torera” en lugar de “haber aprovechado una legislación favorable” que contempla la reagrupación familiar. Sin embargo, el hombre, de 42 años, nacido en Costa de Marfil y con permiso de residencia en Canarias, declaró que había solicitado la reagrupación pero se la habían denegado.

Reivindicación unánime

Desde la oposición la reivindicación es unánime: piden “que se permita al niño reunirse con su padre”. El portavoz del PSOE, Antonio Hernando, dijo que con independencia de las decisiones judiciales y los cargos contra el padre, “no parece lógico que el niño no pueda estar con su familia”. Porque, en su opinión, ese hecho demuestra “la terrible desesperación de muchas personas que huyen del hambre y la miseria” y que luchan por poder estar con sus hijos incluso incurriendo en este tipo de comportamientos.

En Izquierda Plural se hicieron eco de los argumentos de las ONG para pedir la libertad del progenitor. El diputado Joan Coscubiela (ICV) habló de legislación “inhumana” y argumentó que acusar de un delito de tráfico de personas a quien solo pretendía reunirse con su hijo no parece justo. Rosa Díez (UPyD) se refirió a los intereses del menor. Desde el PNV, Aitor Esteban apeló a la comprensión ante la “angustia” que impulsa a alguien a meter a un niño en una maleta.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS