Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

La versión Podemos 3.0

Iglesias ha vuelto a sus orígenes después de su marcha de ida y vuelta a la centralidad

Pablo Iglesias ha vuelto este martes a sus orígenes después de su larga marcha de ida y vuelta a la centralidad del tablero político. Aunque mantuvo algunos guiños a ese votante de centro en cuyo caladero quieren pescar todos los partidos políticos, la música del llamado "Programa del Cambio" sonaba más al movimiento ciudadano nacido del 15-M que al partido socialdemócrata del que se quiso apropiar el otoño pasado.

No era una presentación a la prensa, era un mitin abierto

La cúpula de Podemos ha escuchado las críticas de Juan Carlos Monedero, las ha pasado por el tamiz de Íñigo Errejón y las ha expuesto al más puro estilo mitinero, con 23 intervenciones de líderes y candidatos de Podemos de todas las comunidades autónomas, en el teatro Fernando de Rojas del Círculo de Bellas Artes de Madrid. No era una presentación a la prensa, era un mitin abierto a los periodistas, en el que los aplausos interrumpían una y otra vez las promesas de un mundo mejor y el cambio de modelo político, social y económico.

El máximo líder de Podemos se reservó el solomillo de su programa de “215 medidas para un proyecto de país”: la propuesta de ley 25 de emergencia social. El número lo han elegido porque el artículo 25 de la Declaración Universal de Derechos Humanos se refiere a la vida digna de los ciudadanos. Pablo Iglesias desplegó entonces todas sus armas de construcción masiva para vender los planes de su partido para rescatar al ciudadano de la pobreza, recuperar el sentido público de los servicios, reformar el modelo productivo, gobernar para la gente o reformar las instituciones para la democracia.

Es pronto para valorar las propuestas, carecen de memoria económica que permita evaluar su viabilidad

Sus mensajes buscaban la complicidad de los más castigados por la crisis: desahucios, afectados por los recortes sociales, el paro, la desigualdad, la pobreza energética... aunque evitaban poner nerviosos a esos votantes de centro al que no quieren renunciar.

Es pronto para valorar las propuestas, porque carecen de cualquier memoria económica que permita evaluar su viabilidad. Como siempre, los líderes de Podemos aseguran que todo se pueden hacer con una reforma fiscal progresiva y la lucha contra la evasión fiscal. El programa es una tormenta de ideas, con 215 propuestas de todo tipo y algunas contradicciones. Lo más curioso es el abandono definitivo de la renta básica universal, que se cambia por equiparar las rentas mínimas de inserción de las comunidades autónomas al salario mínimo interprofesional. Ya habrá tiempo para un análisis más en profundidad de esta tercera versión (3.0) del enunciado político de Podemos.

Más información