Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Destituido un coronel imputado en un caso de narcotráfico

La Guardia Civil releva a García Santaella, destinado en la Subdirección de Personal

El director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, destituyó este miércoles al coronel Francisco García Santaella, destinado en la Subdirección General de Personal, por “pérdida de confianza” en ese oficial, según fuentes del instituto armado. Eldiario.es publicó que el juez de instrucción número 2 de Granada considera que hay indicios suficientes para acusar al coronel de haber colaborado en la introducción de tres cargamentos de hachís por la costa de Granada entre 2005 y 2006, por los que supuestamente percibió unos 120.000 euros por entrega.

Las fuentes de la Guardia Civil han asegurado a EL PAÍS que desconocen las acusaciones que pesan sobre el alto mando del cuerpo. Según esas fuentes, la dirección general se enteró del caso que afectaba a García Santaella a través de una noticia publicada por un periódico de Granada. Ante ese hecho, la Guardia Civil abrió una “información reservada” y a la vez requirió información al juzgado. Este le envió un escrito este miércoles en el que confirma que, en efecto, este oficial está incurso en una pieza sumarial declarada secreta, circunstancia por la que dichas fuentes no pueden precisar qué sospechas recaen sobre García Santaella.

En el historial del coronel consta que al ascender a teniente coronel fue destinado el 21 de noviembre de 2006 a la Intervención Central de Armas y Explosivos de Madrid, en un puesto de tipo burocrático.

En febrero de 2010 pasó a la Jefatura del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA), también en Madrid. Siendo ya coronel, fue destinado en octubre de 2012 a la Secretaría Técnica de la Subdirección General de Personal, donde prestó servicio hasta este miércoles.

García Santaella realizó recientemente el curso de ascenso a general de la Guardia Civil, igual que otro grupo de oficiales del mismo rango. “Eso no supone que vaya a ascender al generalato, ya que para ello debe ser propuesto primero por el Consejo Superior de la Guardia Civil, que integran todos los generales en servicio activo, y más tarde ser nombrado por el Gobierno”, según fuentes del instituto armado.

Las investigaciones del caso comenzaron en 2004 y a finales de ese año alcanzaron su punto culminante, cuando el equipo antidrogas de la Comandancia de la Guardia Civil de Granada descubrió un alijo de hachís procedente de Marruecos.

Las pesquisas policiales incluían seguimientos y escuchas telefónicas en las que los sospechosos hablaban de un hombre al que llamaban El Padre, según eldiario.es. Tras la detención de los miembros de la banda, algunos de ellos declararon que ese apelativo lo usaban para referirse al coronel García Santaella.