Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El socio de Granados blanqueó 4,4 millones con facturas ficticias

David Marjaliza, cerebro de la trama, declaró ocho premios de lotería en dos años

Francisco Granados, a la izquierda, y David Marjaliza, con corbata roja.
Francisco Granados, a la izquierda, y David Marjaliza, con corbata roja. EL PAÍS

El constructor David Marjaliza, principal imputado de la operación Púnica contra la corrupción, blanqueó a través de facturas falsas al menos 4,4 millones de euros entre 2004 y 2006. Así consta en un informe de la Agencia Tributaria remitido a la Fiscalía, y que forma parte de los tomos del sumario del caso sobre los que el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha levantado el secreto para conocimiento de las partes. Según este informe, las sociedades de Marjaliza recibieron facturas de al menos nueve empresas por servicios que en realidad nunca existieron. Estos pagos ficticios supusieron en algunos casos la apertura de investigaciones en juzgados de Parla, Valdemoro y Madrid, a instancias de la Agencia Tributaria.

El pasado 27 de octubre, la Guardia Civil detenía en una macrorredada a 51 personas, entre ellas Marjaliza y su amigo desde la infancia Francisco Granados, consejero de la Comunidad de Madrid entre 2003 y 2011, durante la presidencia de Esperanza Aguirre. Ambos amigos son los únicos que permanecen desde entonces en prisión. Los 19 tomos que ha desclasificado Velasco, y a los que ha tenido acceso este periódico, constituyen el germen de una investigación que se ha llevado por delante a seis alcaldes madrileños —cinco del PP y uno socialista— y a un presidente de la Diputación de León.

El origen del caso Púnica — que remite al nombre científico del granado, punica granatum— es una exhaustiva investigación de la Agencia Tributaria sobre el historial fiscal de Marjaliza y Granados a raíz de las cuentas de ambos en Suiza halladas en diciembre de 2013, lo que le costó el cargo de senador al exconsejero madrileño.

Anticorrupción reclamó a los inspectores de Hacienda que bucearan en las declaraciones tributarias de ambos amigos, de sus esposas, y de las sociedades de las que son titulares o beneficiarios. Uno de los aspectos más llamativos es la frecuencia con la que Marjaliza ganaba premios de lotería. El constructor declaró entre diciembre de 2012 y marzo de 2014 ocho boletos premiados, seis de la Lotería Nacional y dos de la ONCE. En total, declaró ganancias por 257.412 euros. Se trata de una suerte fuera de lo común: en el caso Malaya, los investigadores calcularon que la probabilidad de que a una persona le toquen dos premios de lotería en año y medio es de una entre 43 trillones.

La mansión que no pudo ser

José Precedo

El sumario que instruye Eloy Velasco se detiene en el intento de compra (frustrado cuando trascendió la operación) de una mansión de más de un millón de euros en Valdemoro por parte de Francisco Granados a una constructora del municipio donde fue alcalde entre 1999 y 2003. Según un informe de la Agencia Tributaria incorporado a la causa, la mujer de Granados, Nieves Alarcón Castellanos, solicitó en junio de 2005 a su nombre un visado para edificar una vivienda unifamiliar de tres plantas, cuya obra iba a costar 456.373 euros.

El presupuesto no computaba la parcela, propiedad de la empresa Vicfidem Proyectos, del constructor Ramiro Cid Sicluna, amigo personal de Granados y el mismo que ya puso a disposición de la esposa del exconsejero un utilitario, marca Mini Cooper, que ardió en extrañas circunstancias dentro del garaje de la vivienda de la famlia Granados, un duplex comprado al mismo promotor.

El informe elaborado por la Agencia Tributaria deja al desnudo todo el historial fiscal e inversor de ambos amigos. En él figura cómo Granados vendió en 2007 a una sociedad de Marjaliza cuatro de las cinco parcelas que poseía en el sector de Canto Negro de Valdemoro, y que fueron recalificadas durante su etapa como alcalde de la localidad madrileña. Granados obtuvo una plusvalía de al menos 1,4 millones de euros, casi diez veces más del precio de compra de los terrenos, entre 1999 y 2000, según Hacienda.

El informe también pone de relieve que Granados atesoró en sus cuentas entre 726.105 y 1,43 millones de euros entre 2008 y 2012. Granados accedió al Gobierno de la Comunidad de Madrid en 2003, tras las elecciones repetidas que se celebraron debido a la espantada de los diputados socialistas Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez. El político pasó de percibir 55.841 euros como alcalde de Valdemoro a ingresar 85.675 euros en 2004. Su salario oficial alcanzó su pico más alto en 2008, con 113.316 euros.

La parte del sumario conocida ahora no hace referencia a ni a los fondos en cuentas suizas ni a las relaciones de Granados y los políticos imputados con empresas como Cofely, filial de gigante energético francés GDF Suez, y también investigada en la trama.

Una red político-empresarial

Marjaliza (octavo por la derecha) en una cacería con dirigentes del PP.
Marjaliza (octavo por la derecha) en una cacería con dirigentes del PP.
  • El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco envió al exsecretario general del Partido Popular de Madrid Francisco Granados a la cárcel el 31 de octubre pasado.
  • En su auto de prisión, el magistrado afirmaba que la participación de Granados en la “red de tráfico de influencias” se desarrolló “a lo largo de su carrera pública”.
  • Según la resolución judicial, el auténtico “núcleo de la organización criminal” era el empresario David Marjaliza.
  • La decisión de enviar también a prisión al empresario David Marjaliza se adoptó después de que el juez considerara que era este empresario el que l0graba “adjudicaciones irregulares tanto para sus propias empresas como para terceros, recibiendo una comisión por su actuación”.
  • Según el magistrado Eloy Velasco, el constructor David Marjaliza era “el centro de una amplia red de tráfico de influencias que ha patrimonializado la actividad pública de contratación y de urbanismo con la colaboración de funcionarios y autoridades públicas”.

Más información