Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arturo Fernández: “Usé la ‘black’ en mis restaurantes porque eran míos”

Casi todos los consejeros de Caja Madrid insisten en que los 740.000 euros gastados con las tarjetas opacas eran para asuntos personales

Arturo Fernández a la salida de la Audiencia.

Arturo Fernández, presidente de la Cámara de Comercio de Madrid y antiguo responsable de la patronal madrileña CEIM, ha reconocido este miércoles ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu haber utilizado la tarjeta opaca de Caja Madrid, entidad de la que era consejero, para cuadrar las cuentas de su grupo de restaurantes Cantoblanco. En concreto, Fernández gastó en sus establecimientos 10.495 de los 37.200 euros que figuran en los extractos de su tarjeta black. “Lo hice porque [los restaurantes Cantoblanco] son más baratos y porque son míos”, se jactó el empresario. El magistrado, con cierta sorna, le replicó: “¿Y esto le redondea las cuentas de su empresa?”. “Pues sí”, respondió Fernández sin dudar.

El líder patronal madrileño y otros siete exconsejeros de Caja Madrid han cerrado este miércoles la ronda de declaraciones ante el juez Andreu por el escándalo de las tarjetas opacas de la entidad, a las que 82 directivos y consejeros de la entidad cargaron gastos por 15,5 millones entre 2003 y 2012. Desde el pasado lunes, un total de 27 antiguos miembros del consejo de administración han declarado como imputados ante el magistrado.

El fiscal anticorrupción Alejandro Luzón ha pedido una fianza civil equivalente a la cantidad gastada para cuatro de los ocho imputados de este miércoles. Para los otros cuatro, que ya han devuelto al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) lo gastado con la tarjeta, el ministerio público ha pedido que esta cantidad quede bloqueada para cubrir una posible responsabilidad civil, el mismo objeto que tienen las fianzas.

Los restaurantes de Cantoblanco no solo recibieron financiación con la tarjeta opaca por parte de Arturo Fernández. Su concuñado Gerardo Díaz Ferrán, expresidente de la CEOE y también exconsejero de Caja Madrid, comió, con cargo a su propia black, 54 veces entre marzo de 2008 y octubre de 2009, generando un gasto de aproximadamente 80.000 euros.

La declaración de Fernández ha tenido otro momento sorprendente cuando el líder empresarial madrileño ha afirmado que creía que la tarjeta de Caja Madrid era “transparente”. Fernández ha declarado que el medio de pago le fue entregado por José Manuel Fernández Norniella, ex vicepresidente de la entidad, y que este le dijo que era para “gastos personales” y que no había necesidad de justificar los cargos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información