Sánchez: “Vamos a construir una alternativa ganadora en Madrid”

El secretario general evita la polémica con Tomás Gómez, que deja para Rafael Simancas

Pocas horas después de que fuera anunciada la destitución de Tomás Gómez el miércoles, Pedro Sánchez tomó un avión para Bruselas, donde le esperaba este jueves la habitual cumbre de líderes socialistas previa al Consejo Europeo. El líder del PSOE parecía tranquilo en el avión, en el que coincidió con algunos periodistas, convencido de haber tomado la decisión adecuada. Y este jueves, después de esa minicumbre de líderes socialdemócratas, Sánchez defendió su apuesta aunque quiso evitar cualquier polémica: “Vamos a construir una alternativa ganadora en Madrid”, repetía sin querer contestar a Tomás Gómez.

Más información
Pedro Sánchez destituye a Tomás Gómez como líder socialista en Madrid
La gestora asume la dirección del PSM mientras Gómez recurre su salida
La dirección federal ve en Gabilondo un candidato ganador
Los barones secundan el relevo de Gómez, pero dudan del procedimiento

El mensaje de Sánchez era claro: el anterior líder socialista de Madrid no era, en su opinión, una opción ganadora y generaba muchos problemas. Por eso, decidió destituirlo asumiendo el coste que esa batalla pueda tener. Sánchez parece confiar en que Gómez se quede solo y en que, en unos pocos días, se apague la polémica, sobre todo cuando se elija al nuevo candidato, un asunto sobre el que el secretario general socialista tampoco quiso avanzar nada desde Bruselas.

Sánchez se limitaba a repetir el único mensaje que quería transmitir: “Estamos construyendo una alternativa ganadora en Madrid para poner fin a dos décadas de gobierno de la derecha. Eso es lo que está haciendo la Ejecutiva federal y la gestora”.

El líder del PSOE no quiso aclarar, pese a las múltiples preguntas, los motivos de la destitución de Gómez o la posible elección de Ángel Gabilondo como sustituto, en un intento de quedar fuera de la polémica y dejar a otros, en especial a Rafael Simancas, presidente de la gestora, el choque dialéctico con el ya exlíder del socialismo madrileño. En lugar de entrar en la cuestión de fondo, el secretario general se remitió hasta cinco veces a las explicaciones de Simancas.

Sánchez quería evitar a toda costa el asunto y prefería hablar ante la prensa de su reunión con los dirigentes socialistas europeos y, sobre todo, del respaldo expreso que obtuvo a otra decisión polémica, la de la firma del pacto antiterrorista con Mariano Rajoy. Ese acuerdo ha recibido críticas internas en el PSOE, entre otros de Eduardo Madina, su rival en las primarias, pero Sánchez exhibió el apoyo de sus socios socialdemócratas para contestar a esas protestas. “Hoy es un día importante porque los líderes socialistas europeos aquí en Bruselas han respaldado el pacto antiterrorista frente al yihadismo que firmamos el presidente Rajoy y yo. Me llevo ese respaldo, han aplaudido ese pacto”, subrayó.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS