Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ola de frío se intensifica con una mayor bajada de las mínimas

El temporal ya ha dejado "importantes daños" en infraestructuras, según el Gobierno

Aumentan a 35 las provincias en alerta por frío

Noche de frio y nieve en Reinosa. ATLAS

La ola de frío se intensifica este viernes por la entrada de un nuevo frente, que se traduce en una bajada de las temperaturas mínimas nocturnas con el consiguiente riesgo de heladas. Prácticamente toda España estará en algún momento del día bajo cero grados, excepto el oeste de Galicia, parte del litoral cantábrico y la costa andaluza y valenciana, según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Sin embargo, los vientos y las precipitaciones comenzarán a remitir el domingo, lo que supondrá una "clara mejoría".

La predicción de la Aemet apunta como fenómenos significativos nevadas en cotas bajas del norte peninsular y en Mallorca y precipitaciones en la zona del Cantábrico y Galicia donde, según ha señalado la portavoz de la Aemet, Ana Casals, se podrá registrar granizo debido a las bajas temperaturas. También habrá heladas en Mallorca y en buena parte de la Península, localmente fuertes en zonas de montaña, y viento fuerte en el cuadrante noreste.

Esta situación continuará el sábado en los Pirineos, en el sureste y el área de Levante, en donde se espera que bajen las máximas diurnas. Por el contrario, el resto de la Península y Baleares, registrará una subida de temperaturas. Ya el domingo, bajarán las mínimas en el cuadrante noreste y subirán las máximas en el resto del país, con especial intensidad en el este.

El temporal de viento y nieve, que afecta principalmente a la cornisa Cantábrica, Pirineos y la zona del Ebro, ha dejado ya en los últimos días "importantes daños en infraestructuras", según el informe realizado de manera conjunta por varios departamentos ministeriales.

Según ha indicado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, "se están canalizando" las distintas informaciones de las delegaciones de Gobierno y del Ministerio de Fomento "porque ha habido importantes daños en infraestructuras, tanto en carreteras como en infraestructuras viarias", como en colegios, así como la del Ministerio de Agricultura, a través del Consorcio de compensación de seguros.

La vicepresidenta, no obstante, ha afirmado que "es todavía prematuro" hacer un diagnóstico al respecto porque España sigue "en alerta y en estos días hay que seguir trabajando intensamente" hasta que remita la ola de frío y los daños puedan evaluarse.

La nieve sigue complicando el día a día en Asturias. ATLAS

Un total de 40 provincias se encuentran este viernes en alerta naranja (riesgo importante para la población, la segunda escala de alerta de las tres existentes) o amarilla (riesgo, la primera escala) por temperaturas mínimas de -12º, nevadas de hasta 20 centímetros de espesor, vientos de hasta 100 kilómetros por hora y olas de hasta cuatro metros de altura o aludes. Solo se libran del temporal Canarias, Ceuta y Melilla, Badajoz, Huelva, Sevilla, Cádiz, Málaga, Almería, Murcia y Toledo. De estas 40, 35 están en alerta por frío, 15 más que este jueves. Son todas las de la mitad norte peninsular, parte del interior oriental del sur de la península y la isla de Mallorca. 

La peor parte (alerta naranja) del frío se la llevan Huesca y Lleida por mínimas de -12ºC; Teruel, Cuenca, Guadalajara, Ávila, Segovia, Burgos, Soria, Zamora, La Rioja y Girona, donde los termómetros caerán hasta los -10ºC, y Albacete, hasta -8ºC. La misma alerta pero por nieve está decretada en Cantabria, Burgos, Mallorca, Álava, Bizkaia y Asturias. Por vientos, la única alerta naranja es la de Teruel.

Las temperaturas mínimas registradas esta madrugada han sido las siguientes: Naut Aran (Lleida), -17,9º; La Molina (Girona), -13,3º; Josa i Tuixén (Lleida), -11,6º; Martinet (Lleida), -11,0º; Navarredonda de Gredos (Ávila), -10,1ºC; Mosqueruela (Teruel), -9,5º; Valdezcaray (La Rioja), -9,5º, y Puerto de Navacerrada (Madrid/Segovia), -9,4º.

En las carreteras, Cantabria sigue aislada de la Meseta por tercer día consecutivo. La A-67 y la N-611 (Santander-Palencia), sigue cerrada entre Arenas de Iguña y Reinosa por la nieve, y también la N-627 en las inmediaciones del municipio palentino de Aguilar de Campoo, informa la Dirección General de Tráfico. Además de la conexión con Palencia, Cantabria tiene bloqueado su acceso a la provincia de Burgos, porque el puerto de El Escudo (N-623) continúa cerrado por la nieve acumulada entre las localidades de Los Pandos y Bollacín. En Burgos tampoco se puede circular en la N-623, desde Quintanilla Escalada hasta Cilleruelo de Bezana. Igual que en días anteriores no se puede acceder a los puertos de montaña de la red principal de Los Tornos, entre Cantabria y Burgos, y San Glorio, que une León con Cantabria. Son necesarias las cadenas en numerosos puertos de la red secundaria del norte del país, que está en general muy afectada por la nieve, el hielo y el viento.

Renfe mantiene cortado el servicio en la línea entre Asturias y León desde las 6.15 horas del miércoles, pero ha vuelto a un servicio alternativo de transporte por carretera a los usuarios que dispusieran de billete. Además, la acumulación de nieve ha obligado a suspender el tráfico de trenes entre la localidad palentina de Alar del Rey y la cántabra de Reinosa desde poco antes de las nueve de la mañana.

Numerosos pueblos del norte de Palencia siguen aislados y algunos, los de la Ruta de los Pantanos, llevan varios días sin luz y teléfono. También muchos núcleos de población de 13 municipios de Cantabria continúan cercados por la nieve. Además, 34 personas han tenido que volver a pasar la noche en Aguilar de Campoo tras ser evacuados la noche del miércoles al jueves de sus vehículos, que continúan en el atasco de la A-67. En la misma zona, la nieve ha hundido la cubierta del polideportivo de la localidad cántabra de Mataporquera, un suceso que no ha causado heridos, aunque se encuentra a escasos metros de un colegio donde decenas de personas han tenido que ser alojadas al quedar atrapados sus vehículos por la nieve.

Por otro lado, un indigente de 60 años ha fallecido en Valencia, el segundo en 24 horas tras la muerte de otro, que tenía 50. Su cuerpo no presentaba signos de violencia y fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Valencia han indicado que la autopsia determinará la causa de la muerte, aunque el entorno del fallecido no descarta la incidencia del frío como causa determinante o que agravara alguna patología.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información