Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El personal en contacto con enfermos de ébola será vigilado activamente

Mato anuncia cambios en el protocolo de actuación ante la enfermedad acompañada de los consejeros autonómicos

Mato, acompañada de parte de su equipo y los consejeros autonómicos. Ampliar foto
Mato, acompañada de parte de su equipo y los consejeros autonómicos.

El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), el organismo de coordinación compuesto por representantes del Ministerio de Sanidad –presidido por su titular, Ana Mato- y los consejeros autonómicos ha acordado “reforzar los protocolos de actuación en el seguimiento” de los profesionales sanitarios que hayan estado expuestos al ébola, según ha dicho la ministra al término de la reunión. Mato ha comparecido acompañada de todos los consejeros, en una escenificación de unidad en la respuesta ante la crisis creada por el contagio de la auxiliar de enfermería Teresa Romero.

La ministra ha concretado algunos de los cambios, que se centran en mejorar “el seguimiento a los contactos del paciente”. Todo el personal sanitario será considerado “de alto riesgo”. Ello quiere decir que serán “vigilados activamente” (no se esperará a que ellos llamen para decir que se encuentran mal o tienen fiebre, sino que se les llamará para preguntarles). Además, para ellos se baja el umbral a partir del cual se considera que la fiebre es significativa de un posible caso de ébola. En vez de esperar a que tengan 38,6 grados, se los pondrá en observación a partir de 37,7 grados.

Estas medidas, incluso con más permisividad (prácticamente vale contener cualquier fiebre) ya la está aplicando la Comunidad de Madrid, lo que, según los últimos datos facilitados por el complejo hospitalario La Paz-Carlos III, ha llevado a que haya 12 personas ingresadas sin síntomas de ébola, solo por precaución (además de una enfermera con fiebre alta y Teresa Romero). También se extenderá, si llega el caso, un seguimiento de los contactos de bajo riesgo (sin trato directo pero que pudieron compartir una habitación o un coche, por ejemplo), como también hace ya Madrid.

Mato también ha defendido que el problema no ha estado en el material –los trajes- que se usan, ya que está “homologado por la UE”, y ha dicho que todos los recursos que necesiten los pacientes van a estar disponibles.

La ministra no ha querido evaluar si la creación de una comisión liderada por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáez de Santamaría, es una desautorización a su gestión en la crisis.

Aparte del cambio de protocolos, el consejo ha acordado una declaración conjunta en la que, después de reconocer la generosidad de Romero, se insiste en la voluntad de colaborar no solo entre las comunidades, sino también con la UE y la Organización Mundial de la Salud (OMS) para trabajar en los países afectados.

Más información