Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior eleva la alerta ante el riesgo de atentado yihadista

El Gobierno aumenta los controles en aeropuertos e infraestructuras básicas

Las fuerzas de seguridad incrementarán los controles en aeropuertos, estaciones de tren, hospitales, edificios de la Administración y otras infraestructuras esenciales ante el riesgo de atentado yihadista. El objetivo es proteger instalaciones cuya destrucción suponga un grave impacto sobre el normal funcionamiento de los servicios públicos. La instrucción la firmó ayer tarde el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, y supone elevar un grado la alerta ante el peligro de atentado yihadista en España. En la escala de 1 a 4, el Gobierno mantiene el estado 2, pero incrementa de baja a alta “la intensidad” de la amenaza terrorista en España.

Los últimos crímenes reivindicados por el grupo Estado Islámico, el deterioro progresivo de la situación en Irak y el conflicto en Siria “evidencian”, según el Ministerio del Interior, “una amenaza directa del terrorismo yihadista contra los países occidentales, con especial preocupación sobre intereses de EEUU, Francia y el Reino Unido”. Y por eso el Gobierno ha decidido extremar las precauciones con un agravamiento de alerta que todavía no prevé “medidas excepcionales” pero que llama a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado a redoblar la vigilancia y la protección en aeropuertos, estaciones de ferrocarril y centros de transporte, así como en “infraestructuras críticas”.

Son infraestructuras críticas aquellas que “proporcionan servicios esenciales y cuyo funcionamiento es indispensable porque no permite soluciones alternativas y su destrucción supone un grave impacto sobre los servicios sociales”·. Están en este grupo las instalaciones de la Administración, las relacionadas con el agua, la alimentación o la energía, las de industrias químicas y nucleares, los hospitales, las tecnologías de la información y las que sustentan el sistema financiero.

Desde hace varios meses, Interior poseía “indicadores preocupantes” sobre el riesgo creciente de una acción terrorista en España, que sigue en el punto de mira del yihadismo. Sin embargo, se había resistido a incrementar la alerta ante las incomodidades que el aumento de controles ocasiona en la ciudadanía, según admitió el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, el pasado 29 de agosto tras el Consejo de Ministros.

Solo en 2013, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado detuvieron en España a 44 yihadistas por pertenencia a organización terrorista. Entre 2001 y 2014 se han realizado 25 operaciones contra el yihadismo con el arresto de 122 personas, 45 de ellas relacionados con Siria. Son cifras que el ministerio facilitó la semana pasada después de Fernández Díaz recibiese a una delegación del Senado norteamericano.

Los últimos encuentros bilaterales del titular de Interior han puesto el foco en la prevención de ataques terroristas. Aunque Fernández Díaz repite que “no hay ningún país más amenazado que otro” en Europa, distinta documentación interceptada a los presuntos yihadistas detenidos en las últimas operaciones apuntaban a sus planes para reconquistar Al Andalus, que formaría parte del califato. Al menos 51 españoles combaten por esa causa en Irak y Siria, según Interior. Tres de ellos fueron detenidos cuando intentaban regresar a España.

Más información