_
_
_
_

Lágrimas del 36 en los juzgados de Palma

Una anciana narra a una juez cómo su padre fue quemado vivo en Manacor durante la guerra

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Excavación de una fosa común en el cementerio viejo de Sant Joan.
Excavación de una fosa común en el cementerio viejo de Sant Joan.J. Quetglas (Memoria Histórica)

La emoción traspasó los límites de la contención habitual entre el personal de los juzgados de Palma al revivir hechos dramáticos de 1936, ejecutados por los golpistas de Franco. Las lágrimas mojaron los ojos de quienes estaban a ambos lados del estrado mientras una víctima del franquismo Bel Antich, de 83 años, narró el asesinato de su padre. El edil republicano Llorenç Antich, tiroteado en las piernas y después quemado vivo. Su cuerpo nunca fue identificado y se ignora donde fue enterrado.

Bel era una niña de cinco años y recordó el drama y la represión que amargaron toda la vida de su familia en Algaida. Explicó que su padre le dijo, al ser conducido, “voy a comprarte un vestido“. Y jamás retornó. La juez Piedad Marín le tomó testimonio, por delegación, gracias a la comisión rogatoria internacional librada por la juez Maria Servini que instruye la llamada querella argentina de las víctimas del franquismo.

Más información
Abren la primera fosa de Mallorca con asesinados del 36
Argentina devuelve a la Audiencia Nacional la memoria histórica
La juez Servini confía en que España abra una investigación del franquismo
La juez argentina que investiga el franquismo recoge pruebas en España
La juez argentina que investiga el franquismo viaja a España

Quienes acompañaron a Bel dijeron que durante su relato y los detalles del crimen y la angustia y tristeza materna todos lloraron dentro del juzgado. La juez no lo negó al salir al pasillo mientras la testigo era jaleada por 40 jóvenes de la marea verde de la enseñanza que fueron juzgados por ocupar, en 2013, la sede de la consejería de Educación. Bel Antich se atrevió a alzar el puño solidario.

Al tiempo que con Bel, otros descendientes de víctimas, niños huérfanos de la guerra, han ejercido la acción penal en Argentina. En el juzgado de Manacor declararon Francisca Mas, de 87 años, por el asesinato de su padre el edil de Montuiri, Joan Mas i Verd y, también, Catalina Moyá, de 80 años, por la ejecución de su progenitor, Baltasar Moyá, ambos fusilados eran activistas republicanos.

Entre los miembros de la asociación de la Memoria Histórica de Mallorca y del 36 se han vivido semanas de gran carga emocional por acontecimientos de calado simbólico. Hasta una isla las olas de las noticias y los efectos de los hechos históricos llegaron siempre con retraso, por la distancia y el mar. Ahora, en la edad de Internet y la noticia global instantánea, aun hay ecos de lejanía.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Más tarde que en el resto de España se ha excavado la primera fosa común de fusilados de 1936. En el cementerio viejo de Sant Joan se hallaron, el 20 de junio, los restos de tres agricultores republicanos del pueblo Maria ligados a UGT, Joan Gual, Jaume Gual y Miquel Salom, que fueron “paseados“, tiroteados, lanzados a un pozo rural y enterrados en el anonimato en un pueblo vecino.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_