Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Menos españoles preocupados por el paro y más por la corrupción, según el CIS

El 76,8% de los españoles apunta al desempleo como gran problema, frente al 80,6% de mayo

Fuente: Centro de Investigaciones Sociológicas Ampliar foto
Fuente: Centro de Investigaciones Sociológicas

El paro continúa siendo el problema más grave para los españoles, a sensible distancia del resto, aunque se reduce ligeramente el porcentaje de ciudadanos que lo mencionan entre sus principales preocupaciones. Mientras tanto, aumenta en un grado similar la inquietud respecto a la corrupción (en el segundo puesto), y los partidos políticos (en cuarto lugar), según se desprende del barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondiente a junio y publicado ayer.

El 76,8% de los encuestados —tres de cada cuatro— coincide en apuntar hacia el desempleo como uno de los tres principales problemas frente al 80,8% que lo hicieron en el informe del mes anterior. Este dato representa la tasa más baja desde que hace cuatro años, en junio de 2010, se alcanzó el porcentaje del 75,9%.

Para encontrar la cota más alta durante la actual crisis económica hay que retroceder hasta mayo de 2011 (84,1%). En octubre y abril de 1997 se llegó al 85,3% y 87,6% respectivamente.

¿A qué obedece la caída de cuatro puntos en el último mes? “No hay que olvidar que hablamos de la percepción de la gente, de las sensaciones que tiene”, advierte José Juan Toharia, presidente del instituto de opinión pública Metroscopia. Toharia destaca que a lo largo de las últimas semanas —“desde Semana Santa”, apunta— los medios están trasladando noticias sobre una tendencia a la baja en el desempleo, “aunque sea pequeña”. “Hay más noticias positivas que negativas sobre el paro”, comenta, y ello se traduce en la idea que tienen los ciudadanos, según el especialista en estudios demoscópicos.

Toharia habla de una “pequeña inflexión” que no empaña la gravedad que se siente por la falta de trabajo. “No olvidemos que el paro es citado por un 76% de las personas, y eso sigue siendo mucho”, explica.

Mientras baja la preocupación por el paro, sube la motivada por los episodios de corrupción. El 38,8% de los españoles se refiere a esta cuestión, frente al 35,7% de mayo. A partir de trabajos elaborados sobre la precepción de la corrupción, Toharia señala que esta sensación no está tan ligada a una sensación de aumento de casos, como a que “no se percibe un castigo ejemplar” contra estos comportamientos.

En todo caso, las respuestas del barómetro de julio —con datos elaborados a partir de 2.485 entrevistas realizadas entre el 2 y el 12 de junio— muestran una preocupación inferior por la corrupción que de los índices de marzo (41%) o febrero (44,2%). En junio de 2010, solo el 4,5% mencionaba la corrupción.

En el tercer lugar entre las preocupaciones de los españoles están los problemas de índole económico (28,4%). Esta percepción apenas retrocede dos décimas respecto a la encuesta pasada. El cuarto puesto es para los partidos políticos y la política (28%), que, al igual de la corrupción, también sube, en este caso, tres puntos. El juicio sobre la situación económica es sombrío, aunque menos. Un 80,8% la estima mala o muy mala, frente al 83,5% de hace un mes. El 24,3% confía en que el escenario irá a mejor en un año, pero el 65% considera que estará igual o peor.

Las preguntas del barómetro comenzaron a recogerse el lunes 2 de junio, el día en que Juan Carlos I anunció su intención de abdicar. La encuesta muestra un importante aumento del porcentaje de españoles que concibe la Monarquía como un problema, aunque queda lejos de las principales preocupaciones: un 1,1% de los encuestados menciona este asunto entre los tres problemas más relevantes, frente al 0,2% del mes anterior. Queda a la altura, por ejemplo, de los nacionalismos (1,3%).

Más información