El Partido X arranca con la participación de Hervé Falciani como gran incógnita

La formación renuncia a los mítines y centra su campaña en encuentros con los ciudadanos "Falciani irá apareciendo en varios puntos, pero no podemos decir en cuáles por seguridad"

Falciani, en una rueda de prensa del Partido X en enero.
Falciani, en una rueda de prensa del Partido X en enero.reuters

"Explicar, explicar y explicar". Así resume Simona Levi, número dos del Partido X en las elecciones al Parlamento Europeo, la campaña que ha preparado la formación en la carrera hacia Bruselas. Una agenda que arranca en la medianoche de este jueves con la pegada de carteles en varias localidades del país —con la Plaza de Catalunya (Barcelona) como epicentro—y que continuará hasta el 25 de mayo con encuentros diarios entre los integrantes de la lista y los ciudadanos. "Para que les puedan preguntar lo que quieran", señala la representante del partido, que incide en cómo su número uno, Hervé Falciani, aparecerá en varios actos. "Pero no podemos decir en cuáles por motivos de seguridad".

Más información
Falciani: "Si cada país controla sus finanzas, la economía irá bien"
El Partido X se presentará a las europeas pero busca candidato
"Eludir es un concepto más suave que defraudar y parece que no hace daño"
Falciani denuncia la falta de medios para combatir la corrupción

Con esta fórmula —que incluye paradas en Zaragoza, Sevilla, Bilbao, entre otros municipios, para los cara a cara entre los candidatos y los ciudadanos—, el Partido X apuesta por un "cambio metodológico" de la campaña tradicional. "Renunciamos a los mítines", asegura Levi, que confía en conseguir trasladar su programa a los votantes. "No queremos ofrecer un lema ni pedir a la gente que confíe en una persona casi mitificada; sino en presentarles un método de trabajo y a un grupo", remacha la número dos.

Para ello, la formación prevé centrar su mensaje en los próximos días en dos puntos principales: la necesidad de luchar contra la corrupción y la falta de transparencia institucional. Dos ejes que vertebran un programa electoral que aborda también un plan para acabar con el fraude fiscal —con la eliminación, entre otras medidas, de los billetes de 500 y 200 euros—; la aprobación de una política industrial en favor del software libre; y la implantación del voto telemático que "garantice el derecho al voto real y permanente".

Pero, eso sí, todo ello tiene un precio. Y el Partido X ha publicado en su web el presupuesto que, según calcula, le costará concurrir a las europeas. Más de 62.077 euros que destinarán, entre otras partidas, al alquiler de una furgoneta (410 euros); el gasto en combustible (2.889,76 euros); y la compra de 200 camisetas para "ser reconocibles en la calle" (1.060 euros), 15.000 carteles (1.400 euros) y 207.500 flyers y panfletos (4.100 euros). Una cantidad que prevén conseguir, ya llevan 48.890 euros, a través de donaciones por internet —igual que Equo—. "Pero nosotros no somos un proyecto electoral, sino un lobby ciudadano que continuará tras los comicios independientemente de si conseguimos representación o no. Estamos en muchas luchas, como la denuncia contra Rodrigo Rato, y seguiremos después del 25-M", concluye Levi.

Sobre la firma

J. Jiménez Gálvez

Redactor de Tribunales de la sección de Nacional de EL PAÍS, donde trabaja desde 2014 y donde también ha cubierto información sobre Inmigración y Política. Antes ha escrito en medios como Diario de Sevilla, Europa Sur, Diario de Cádiz o ADN.es.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS