Un joven, en estado crítico tras pasar 36 horas desmayado en un autobús

El hombre, diabético y de 20 años, perdió el conocimiento durante el trayecto Nadie revisó el vehículo en las cocheras

Un joven de 20 años se desmayó dentro de un autobús mientras viajaba de Huesca a la localidad de Sena, el pasado viernes por la noche, como consecuencia de la diabetes que padece. Pero no fue hallado hasta el domingo por la mañana, es decir, 36 horas después. Ahora permanece ingresado en estado crítico en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital San Jorge de Huesca, según ha informado el Cuerpo Nacional de Policía de la ciudad. 

El chico, una persona estudiosa y que no suele meterse en problemas —según cuenta uno de los trabajadores del restaurante La Demba situado en el Paseo Vedado—, subió al autobús el pasado viernes a las 19.00 después de visitar a su novia. En el trayecto chateó con ella a través de una red social, pero no llamó para avisar de su llegada a casa, una costumbre entre la pareja. La chica decidió esperar hasta el día siguiente, sin embargo, siguió sin recibir noticias, así que llamó a sus padres. 

Más información

La familia, después de hacer diversas gestiones para localizar a su hijo sin éxito, decidió presentar una denuncia el sábado sobre las nueve de la tarde. "El 99% de este tipo de casos se resuelve rápidamente. Aparecen horas después porque se han ido de juerga o han perdido el móvil, pero en este caso nos preocupaba su estado de salud", explican desde el departamento de comunicación de la policía. Los agentes comenzaron a repasar los últimos movimientos del joven y consiguieron hablar con el conductor del autobús de la compañía Alsina Graells (Alsa), en el que había viajado.

El chófer afirmó recordar al chico subir al autobús, pero aseguraba que nadie había permanecido en el vehículo cuando aparcó en el recinto ferial de Sariñena (Huesca). La policía le pidió revisar dentro del autobús. El conductor comprobó, el domingo a las once de la mañana, que el joven estaba inconsciente en la última fila de asientos. La compañía de autobús ha abierto una investigación, ya que, según explican desde el departamento de prensa de Alsa, los conductores deben realizar una inspección ocular al llegar al destino, para recoger objetos olvidados. 

Tras llamar a los servicios de emergencias médicas, el chico fue trasladado en estado muy grave a la UCI del Hospital San Jorge de Huesca, en el que permanece ingresado en estado crítico.

Archivado En:

Te puede interesar

Curso de inglés online

Lo más visto en...

Top 50