Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CUMBRE HISPANO-ITALIANA

Rajoy y Letta coinciden en que el euro está fuerte para soportar la situación argentina

Ambos dirigentes esperan que las turbulencias en el país latinoamericano terminen rápido

Reconocen que la crisis del Canal de Panamá es una de sus "emergencias prioritarias"

Casi todas las cumbres hispano-italianas coinciden con momentos especialmente convulsos. La más dramática fue la de 2012, en agosto, cuando Mariano Rajoy y Mario Monti comparecieron en La Moncloa con rostro demudado mientras las Bolsas de los dos países se hundían por las resistencias del Banco Central Europeo a tomar medidas. Entonces los dos países sufrían amenazas de rescate total. La situación ha cambiado radicalmente y tanto Italia como España han iniciado una tímida recuperación.

Pero la cumbre llega de nuevo en un día convulso, en el que los rescoldos de la crisis cambiaria argentina y los temores de que se extienda otros países latinoamericanos como Brasil hacen temblar a la bolsa española e inquietan también a los italianos, ya que ambos países tienen importantes intereses en Latinoamérica.

El mensaje de ambos dirigentes, sin embargo, ha sido claro tras su entrevista. Han mostrado su confianza en que la actual solidez del euro evitará cualquier tipo de turbulencia derivada de la situación de ese país. "Si la crisis de Argentina hubiera sido hace un año, las preocupaciones hoy serían bien distintas", ha subrayado Letta. Tanto el primer ministro italiano como el presidente español han deseado que la situación "se estabilice cuanto antes". 

En Italia, Enrico Letta, otro primer ministro que, como antes Monti, no fue elegido en las urnas como cabeza de lista, se enfrenta además a una nueva crisis política, con la dimisión de Nunzia de Girolamo, una ministra del grupo de fieles al vicepresidente, Angelino Alfano, que rompieron con Silvio Berlusconi. Letta sufre además la presión del nuevo líder de la izquierda, Matteo Renzi, que busca una rápida reforma electoral para precipitar una votación.

En este contexto de crisis política, en el que, como le sucedía antes con Monti, Rajoy no sabe cuánto durará su homólogo italiano, el presidente mantiene sin embargo una excelente relación con Letta y ha buscado este lunes en lo posible mantener esa alianza porque cree que ambos países tienen intereses comunes en la batalla frente a las resistencias alemanas a la unión bancaria, por ejemplo, o en su intento de presionar al Banco Central Europeo, dirigido por el italiano Mario Draghi, para que mantenga una política agresiva que ayude a bajar aún más las primas de riesgo. La italiana y la española han ido de la mano en la bajada constante de los últimos meses, y están siempre a la par, lo que da idea del destino común de los dos grandes países europeos que más han sufrido la crisis de deuda de 2012.

Ambos países están ahora también preocupados por un asunto que tienen en común: las obras del canal de Panamá.Sacyr está en esa gran obra con Impregilo, una empresa italiana, y el Gobierno de Panamá presiona tanto a España como a Italia para buscar una solución al conflicto entre las empresas y la autoridad del Canal. En la rueda de prensa conjunta, ambos dirigentes han defendido "una solución justa y equitativa" para los problemas. "Hoy en día esta es una de nuestras emergencias prioritarias", ha reconocido Letta. Rajoy, de su lado, ha dicho: "Tenemos la esperanza de que se va a lograr una solución rápida y pronto y creemos que, a la espera de la sentencia arbitral, la conclusión de los trabajos en la fecha prevista es por lo que todos debemos apostar".

Las relaciones empresariales al más alto nivel son además muy intensas. Mientras Telefónica tiene una enorme presencia en Italia y ya se ha convertido en el accionista de referencia de Telecom Italia, los italianos, a través de Enel, controlan Endesa, una de las eléctricas más importantes de España y también de origen público, como las dos compañías de telecomunicaciones. Los intereses estratégicos entre los dos países son pues múltiples. Asuntos más políticos como la inmigración ilegal o las reformas laborales para luchar contra el paro juvenil también unen los intereses de los dos países.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >