Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
MEMORIA HISTÓRICA

Guillermina, a la ONU: “¡No dejen que me muera con esta pena!”

Familiares de desaparecidos de la Guerra Civil se reúnen con un relator de Naciones Unidas

De Greiff examina en 15 días qué hace el Gobierno y la justicia por las víctimas del franquismo

Familiares de víctimas del franquismo se reunieron ayer con Pablo de Greiff, relator especial de la ONU para la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición, quien llegó el pasado martes a España para examinar durante dos semanas qué han hecho el Gobierno y la Justicia española por ellas. A la cita acudieron tantos familiares de desaparecidos que muchos no pudieron entrar en el hotel donde se celebraba el encuentro, pero De Greiff salió y por megáfono les agradeció a todos su presencia, al tiempo que manifestó su compromiso con el asunto que le ha traído España.

Desde el pasado martes, el relator de la ONU se ha reunido con el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo; el exjuez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón; el abogado de las víctimas que se han querellado en Argentina contra los crímenes del franquismo, Carlos Slepoy, y el antropólogo forense que ha realizado la mayor parte de las exhumaciones de la Guerra Civil en España, Francisco Etxeberria, entre otros.

De Greiff se reunirá hoy en A Coruña con la Comisión por la Recuperación de la Memoria Histórica de la ciudad gallega y con el escritor Manuel Rivas, socio de la misma. Durante su estancia en España también viajará a Andalucía y Cataluña. Al término de su visita, el próximo 3 de febrero, dará una rueda de prensa para expresar sus primeras impresiones, que plasmará en un informe con sus conclusiones definitivas, que entregará al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en septiembre.

Miembros de la Plataforma por la Comisión de la Verdad también han preparado para él una campaña y un vídeo titulado Cuéntaselo a la ONU, en el que familiares de desaparecidos del franquismo relatan su historia. Como Anselma Guillermina Gómez, de 77 años, que en 2012 viajó hasta Bruselas, al Parlamento Europeo, para pedir ayuda. En el vídeo explica entre lágrimas y con una foto de su padre en la mano: “Lo asesinaron por ser socialista. Era un hombre bueno y honrado que no le había hecho daño a nadie. No me conoció porque mi madre estaba embarazada de tres meses cuando le asesinaron... Le pediría por favor [a la ONU] que no me muera con esta pena y que me den los huesos de mi padre”.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >