Bárcenas redobla su presión sobre el PP al incriminar a Lapuerta

Los nuevos papeles indican que Lapuerta participó en la compra de acciones de Libertad Digital La adquisición se hizo con fondos opacos del partido

El extesorero del PP Luis Bárcenas ha intensificado en los últimos días la presión sobre su antiguo partido, después de siete meses en prisión. Bárcenas ha entregado al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz nueva documentación que acredita que su antecesor en el cargo, Álvaro Lapuerta, supuestamente manejó fondos de la caja b del partido. En concreto, Bárcenas ha remitido al magistrado una serie de justificantes bancarios que demuestran que Lapuerta adquirió en 2004 un total de 1.270 acciones de Libertad Digital por valor de 139.700 euros. Esta compra de títulos del grupo de medios de comunicación conservador está recogida de forma exacta en la contabilidad paralela de Bárcenas, publicada por EL PAÍS el pasado 31 de enero.

La última revelación de Bárcenas, adelantada por la cadena SER, tiene por lo menos tantas implicaciones políticas como judiciales. La incriminación de Lapuerta no es una novedad: el antecesor de Bárcenas ya está imputado en la investigación del juez Ruz sobre la contabilidad b del PP. Lo que hace Bárcenas ahora es apuntalar aún más su supuesta participación en el manejo de fondos opacos.

Más información

Sin embargo, el gesto del antiguo responsable de finanzas es un mensaje apenas velado a su antiguo partido de que conserva más documentos comprometedores y de que está dispuesto a hacerlos públicos. Bárcenas envió el 31 de diciembre de 2013 una carta a su abogado, Javier Gómez de Liaño, en la que le rogaba que entregara al juez Ruz una serie de documentos “para su incorporación” a lo que él llama “la pieza separada de los papeles del Partido Popular”. Con esta fórmula, Bárcenas traslada la responsabilidad por la caja b a la formación conservadora. Por indicación de Bárcenas, estos documentos le iban a ser entregados al letrado en su despacho por una tercera persona.

La carta manuscrita de Bárcenas a Gómez de Liaño —supuestamente una comunicación entre abogado y cliente de escaso o nulo valor para la investigación y amparada por el secreto profesional— ha sido entregada junto con los documentos bancarios por el letrado al juez Ruz. Este la ha incorporado al sumario sobre la contabilidad b del PP. La misiva ha acabado trascendiendo a los medios de comunicación, lo que no habría ocurrido si Gómez de Liaño no la hubiera adjuntado a los justificantes bancarios que entregó al magistrado por indicación de su cliente.

El contenido de la misiva es de consumo interno. En ella, Bárcenas refiere una visita que recibió en la prisión de Soto del Real del abogado de Lapuerta, Javier Iglesias, “por indicación del Partido Popular”. Según la versión de Bárcenas en su carta, en el encuentro, que se mantuvo “en una sala sin mampara, evidentemente con la autorización de Instituciones Penitenciarias”, Iglesias le planteó la petición de Lapuerta de que “mantuviese la dignidad” con respecto a “determinadas informaciones que estaban apareciendo en prensa” y que afectaban a Lapuerta “personalmente”.

“Pues bien, siete meses después sigo manteniendo el mismo comportamiento digno de toda mi vida”, se defiende Bárcenas. El extesorero añade que espera que Lapuerta, “por fin esté a la altura moral” que él siempre le supuso y “detalle la realidad de unos hechos de los que, por otra parte, los máximos responsables son las altas instancias de las que él directamente dependió como Tesorero del Partido Popular entre los años 1993 y 2008; años en los que siempre cumplió las instrucciones que recibía”, concluye el extesorero del Partido Popular. Lapuerta, de 86 años y con la salud delicada, se negó a declarar en su última comparecencia ante el juez Ruz, el pasado 4 de noviembre, alegando “problemas de memoria”.

Bárcenas fechó su carta a Gómez de Liaño el 31 de diciembre, apenas 11 días después de que la Audiencia Nacional rechazara por tercera vez su puesta en libertad provisional al entender que persiste el riesgo de fuga y de destrucción de pruebas. El hecho de que el extesorero conserve en su poder y dosifique información relevante para la investigación da la razón al juez Ruz y a los magistrados de la Sección Cuarta de lo Penal, a los que ha apelado Bárcenas en busca de su excarcelación, cuando sostienen que el extesorero no está colaborando con la investigación sino “justamente lo contrario”.

El pasado 15 de julio, apenas dos semanas después de ingresar en prisión provisional, Bárcenas reconoció ante Ruz la autoría de la contabilidad manuscrita que recoge 7,5 millones de euros pagados en negro al PP por grandes empresarios entre 1990 y 2008 y el uso de este dinero para atender a gastos ordinarios del partido y dar sobresueldos a su cúpula directiva. Ese mismo día, el extesorero entregó al magistrado nueve carpetas con documentación almacenada en sus 20 años al frente de las cuentas de la formación conservadora. Esos portafolios contenían, además de los originales de los papeles publicados por este periódico, recibís, fotocopias de cheques y multitud de anotaciones manuscritas. Entre estas últimas, cuartillas con donaciones “anónimas” de constructoras, peticiones en negro o apuntes de dinero entregado a cargos del partido.

Archivado En:

Te puede interesar

Juegos

Sudoku difícil

Mejora día a día tu nivel con nuestros cinco niveles de dificultad

Lo más visto en...

Top 50