Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El encaje de Cataluña en España

Otegi renuncia a la comisión soberanista por la “inquietud” que generaría en CiU

Los independentistas de la CUP le pidieron un texto sobre el derecho a decidir

El exportavoz de Batasuna Arnaldo Otegi. EFE

El secretario general de Sortu y líder de la izquierda abertzale, Arnaldo Otegi, actualmente en prisión, no participará por voluntad propia en las ponencias de la Comisión sobre el Derecho a Decidir del Parlamento de Cataluña. El dirigente independentista vasco envió desde la cárcel de Logroño, la semana pasada, una carta manuscrita con sus razones a la Candidatura d’Unitat Popular (CUP), formación independentista que había solicitado su testimonio en la comisión que analizará las posibles vías legales para un referéndum de autodeterminación en Cataluña.

En esa misiva, de tres páginas, Otegi agradece la invitación de la CUP pero renuncia a enviar un escrito para sumar a los trabajos de la comisión parlamentaria. “He sabido (por los medios de comunicación) que mi hipotética participación ha generado inquietud en algunas formaciones políticas que me merecen el máximo respeto (CiU, Esquerra, ICV...) y que conforman una amplia mayoría en el Parlament”, sostiene Otegi. “Es por ello que creo sinceramente que mi mejor aportación en este contexto es renunciar a participar en las tareas asignadas a la Comisión”, añade el dirigente de Sortu, según el texto al que ha tenido acceso EL PAÍS.

La idea de que Otegi diera su visión sobre la autodeterminación en el Parlamento catalán fue lanzada por la CUP —formación de izquierda radical independentista— y únicamente fue respaldada por ERC. El resto de partidos de la Cámara autonómica rechazaron la presencia del dirigente abertzale. Otegi está en prisión desde octubre de 2009 condenado en firme a seis años y medio de prisión por el caso Bateragune, el intento de reconstrucción de las estructuras de la ilegalizada Batasuna.

Ante la falta de consenso, como ha ocurrido con otros ponentes de la comisión, la CUP en solitario optó por pedir a Otegi que participara enviando un escrito. El líder abertzale ha rechazado cualquier tipo de aportación para evitar que esta pueda ser “utilizada como una auténtica arma arrojadiza contra el conjunto de fuerzas parlamentarias que apoyan el proceso soberanista”.

La comunicación de Otegi tiene dos partes. La primera va dirigida directamente a la CUP, y en ella analiza la propuesta de participar en la comisión con sus pros y sus contras. La segunda parte consiste en un mensaje dirigido, a través de la CUP, al Parlament o al Pueblo Catalán.

Otegi no quiere que su presencia —física o por carta— en la Comisión en la que se debatirá la fecha y las preguntas de la hipotética consulta se vuelva en contra de un proceso cuyo “éxito” desea “profundamente”. “No hay nada más alejado de mi voluntad que ser protagonista de un proceso que solo corresponde al pueblo de Cataluña, y menos aun convertirme en el instrumento —en uno de los muchos que han puesto y pondrán en marcha— para la desestabilización de un Proceso de carácter histórico”, sostiene el dirigente de Sortu.

Según él, participar en la comisión parlamentaria supone alimentar la “estrategia” de las fuerzas contrarias a la autodeterminación. Otegi augura que los medios “unionistas” [se refiere a nacionalistas españoles] vincularán ese “proceso democráticamente ejemplar” catalán con “procesos de carácter violento y antidemocrático”, en referencia al terrorismo de ETA. Además, Otegi considera que su presencia puede generar “tensión” y “división” entre los partidos que apoyan la consulta soberanista y se puede “instrumentalizar” para “desviar la atención sobre el debate real y estratégico, el derecho a decidir”.

El líder abertzale, no obstante, pretende que su ausencia en los debates del Parlamento catalán se vuelva “contra los enemigos del proceso soberanista”. Y añade: “Esto podría conseguirse planteando como eje fundamental el respeto a la mayoría del Parlament (que o tiene dudas o contempla con inquietud mi participación (...). Considero que este argumento (respeto) debe lanzarse luego contra los sectores que se oponen al proceso y que además han puesto el grito en el cielo por mi hipotética participación”.

El pasado 2 de octubre, el Parlamento catalán aprobó una lista de 15 comparecientes a la Comisión sobre el Derecho a Decidir, en la que no participan ni el PP ni Ciutadans. Previamente había participado Carles Viver Pi-Sunyer, presidente del Consejo para la Transición Nacional catalán. El próximo martes el abogado y padre de la Constitución Miquel Roca dará su visión sobre el encaje de Cataluña en España. Aunque la lista no está cerrada, entre los citados figuran el expresidente del Consejo de Estado, Francisco Rubio Llorente, el profesor de la Universidad de Montreal y exdiputado del Partido Quebequés Daniel Turp; el exdiputado galés en el Parlament Británico Adam Price y el jefe de gabinete del exprimer ministro Tony Blair y artífice de los Acuerdos de Viernes Santo por la paz en Irlanda del Norte Jonathan Powell.

Más información