_
_
_
_
_

Adif: “Ninguna institución alegó contra ese punto del trazado”

El presidente de Adif explica en el Congreso las causas del descarrilamiento Gonzalo Ferre destaca como "fundamental" que la vía de Santiago no fuese de alta velocidad

Foto: reuters_live | Vídeo: EL PAÍS-LIVE!

Un minuto de silencio por las 79 víctimas ha abierto a las diez de esta mañana las primeras comparecencias parlamentarias de los responsables de Renfe y Adif, Julio Gómez Pomar y Gonzalo Ferré, para explicar qué ocurrió el fatídico 24 de julio, cuando el Alvia que se dirigía a Santiago de Compostela descarriló en la curva de Angrois. El presidente de Adif, ha comenzado su comparecencia asegurando que iba a aportar "toda la documentación", y las explicaciones necesarias para aclarar el descarrilamiento del tren en la curva de A Grandeira, donde la máquina debía de haber circulado a un máximo de 80 kilómetros por hora y no a 179. Pero esas explicaciones no han satisfecho a los grupos de la oposición, que en la ronda de preguntas insistieron en que de lo que menos se habló fue del accidente. "Para esto no hemos solicitado su comparecencia", atacó el portavoz de CiU, Pere Macías.

Lo primero que ha hecho Ferre es relatar minuciosamente, en una intervención leída, cómo se licitan las obras de alta velocidad en España. "Siguiendo el proceso, la línea Ourense-Santiago está incluida en la planificación estratégica desde el año 2000. En 1999 se inicia el estudio informativo por 570.000 euros. Establecía cinco alternativas para el trazado de la línea y todas incorporaban soluciones idénticas para el acceso a Santiago". Ferre ha asegurado que esas alternativas fueron consultadas con diversos organismos, desde la DGT, Renfe, los Ayuntamientos afectados o la Xunta de Galicia. "Se recibieron más de 300 alegaciones, ninguna de ellas hacía referencia a ese punto del trazado", ha zanjado.

Todos nos hacemos una pregunta, ¿cómo se podría haber evitado?"

Ferre ha seguido con un farragoso relato técnico sobre las adjudicaciones de cada uno de los trabajos necesarios para poner en marcha la línea, desde los equipos de comunicación, mantenimiento, proceso constructivo, asistencias técnicas y otras. Mencionó que en un punto de la obra se realizó una modificación del proyecto inicial para adaptar el ancho de vía convencional a la alta velocidad.

"Los responsables de Adif decidieron montar el ancho entre Ourense y Santiago de manera convencional para después transformarlo" en el ancho que utiliza la alta velocidad. Una solución "transcendental", según Ferre, que ha apuntado a que la decisión afectó a la señalización y sistemas de seguridad, por lo que tuvo que descartarse el sistema ERTMS que incorporan todos los trenes de alta velocidad en favor del sistema ASFA, que tienen incorporados todos los trenes convencionales y los de alta velocidad como sistema de respaldo. El ERTMS deja de funcionar cuatro kilómetros antes del fatídico punto del accidente.

Más información
El exjuez Garzón pide peritos independientes
La oposición pedirá a Pastor que “no excluya” al Congreso
La red española de sistemas de seguridad
El 82% de la alta velocidad usa el sistema que no actuó en Santiago
Dos comisiones estudian la seguridad tras el accidente del tren
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"El sistema de frenado automático (ASFA) está instalado en todas las líneas. Se informa al maquinista de lo que se va a encontrar más adelante. Si la vía está ocupada le alertará al maquinista con una señal en rojo y en caso de que la rebase parará el tren", ha explicado Ferre. Ese fue el mecanismo que funcionaba el día del accidente, que no advirtió de la excesiva velocidad porque técnicamente solo detiene la máquina de forma automática a más de 200 kilómetros o si detecta algún obstáculo.

Ferre ha asegurado que, tras el accidente, se tomaron todas las medidas de seguridad técnicas en la vía, incluidas balizas que ahora limitan a 30 por hora la circulación en ese punto kilométrico. "Hemos puesto en revisión toda la seguridad. Nuestro departamento elabora un informe exhaustivo del accidente", ha afirmado. "La seguridad en el sector ferroviario es una asignatura continua y no lo vamos a olvidar".

Ferre ha finalizado su intervención con un recuerdo a las víctimas: "Dedirles que tienen todo nuestro apoyo no me parece suficiente. Todos nos hacemos una pregunta, ¿cómo se podría haber evitado?".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

María Fernández
Redactora del diario EL PAÍS desde 2008. Ha trabajado en la delegación de Galicia, en Nacional y actualmente en la sección de Economía, dentro del suplemento NEGOCIOS. Ha sido durante cinco años profesora de narrativas digitales del Máster que imparte el periódico en colaboración con la UAM y tiene formación de posgrado en economía.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_