Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El G-8 pide a los Estados que no paguen rescates a terroristas

Los países miembros vetaron el pago para liberar rehenes en la cumbre celebrada en junio

Ampliar foto
Los jefes de Gobierno de Rusia, Reino Unido, Estados Unidos y Francia en la cumbre de junio del G-8, en Irlanda del Norte. AFP

Médicos Sin Fronteras, probablemente la más célebre de las ONG médicas, asegura no haber pagado rescates por ninguno de los múltiples secuestros que sus cooperantes han padecido. Hay Estados, como Reino Unido y Estados Unidos, que se vanaglorian también de no haber cedido al chantaje.

Esas dos potencias y las otras seis que conforman el llamado G-8 adquirieron en junio, en la cumbre de Belfast, el compromiso político de no desembolsar un céntimo por la vida de sus ciudadanos.

En ese grupo estaba Francia —hay siete rehenes franceses en África—, que empezó a cambiar de actitud en enero, provocando la indignación de las familias de los cautivos. Acaso esa firmeza haya causado el asesinato, en marzo en Malí, del rehén francés Philippe Verdon, que el presidente François Hollande solo pudo confirmar el pasado lunes.

El G-8 llegó incluso a pedir en su comunicado “a las empresas del mundo entero que sigan ese principio”. Cuando sus técnicos y sus ejecutivos han sido apresados en África, sobre todo en Nigeria, son las empresas las que han abonado rescates para liberarles.

Desde ayer ya no hay ningún español secuestrado. Si los terroristas logran apresar a alguno, el Gobierno español deberá decidir si sigue las recomendaciones del G-8. En 2010 entregó ocho millones de euros a la rama magrebí de Al Qaeda a cambio de la libertad de tres, y en 2012 entregó 7,5 millones para rescatar a dos cooperantes apresados en Tinduf y trasladados a Malí.