Torres-Dulce asegura que la fiscalía no se siente ni coaccionada ni presionada

"La responsabilidad ética y política queda fuera de las investigaciones”, dice el fiscal general

Mientras el extesorero del PP, Luis Bárcenas, declara ante el juez Pablo Ruz en la Audiencia Nacional sobre una presunta financiación ilegal del partido en el Gobierno, el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce ha defendido este lunes en Santander la independencia del Ministerio Público.

Torres-Dulce ha asegurado que el órgano que dirige no se siente coaccionado ni presionado por ninguno de los partidos políticos, medios de comunicación o estrategia de defensa de ningún acusado, en clara alusión al chantaje al que presuntamente estaría sometiendo Bárcenas al PP.

Preguntado por una posible declaración de Rajoy ante la justicia, después de que el pasado domingo el diario El Mundo publicara unos SMS en los que se demuestran que el presidente del Gobierno mantuvo contactos con el extesorero después de que se le encontraran 16 millones de euros en Suiza, el fiscal general del Estado se ha remitido a la independencia de los fiscales para tomar esa decisión. Ha recordado, sin embargo, que lo que se investiga en los procesos son los hechos “delictivos o presuntamente delictivos”, de manera que las responsabilidades de tipo “ético, moral o político quedan fuera del campo de las investigaciones judiciales o procesales”.

Más información
Santamaría: “No hubo negociación con Bárcenas y la prueba es que está en la cárcel”
Bárcenas asume la autoría de los papeles y aporta decenas de documentos contra el PP
La oposición, dividida entre la dimisión de Rajoy y elecciones

Interpelado acerca de si ha hablado durante los últimos días con el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, sobre el caso Bárcenas, Torres-Dulce ha rehusado especificar. “La comunicación con el ministro es siempre fluida pero ni él ni yo comentamos asuntos concretos y determinados”, ha remachado.

La expectación que se ha creado alrededor de la declaración de Bárcenas de este lunes en la Audiencia Nacional ha monopolizado las preguntas al fiscal general. Esta misma mañana la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado que la prueba de que el Ejecutivo no ha sucumbido al chantaje de su extesorero es que este se encuentra en prisión preventiva. Cuestionado sobre si esto significa que el Gobierno podría haber evitado la prisión de Bárcenas, Torres-Dulce también ha evitado concretar en su respuesta. “Lo único que sé es que la Fiscalía Anticorrupción en un momento determinado y atendiendo a la circunstancias concretas del caso, propuso la petición al juez, que la aceptó, del internamiento del señor Bárcenas en situación de prisión provisional y no hay ningún otro comentario que hacer”, ha zanjado.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS