Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres ministros se han ausentado del Consejo en deliberaciones que les afectan

Santamaría, Guindos y Cañete alegaron intereses para abandonar las reuniones del Gobierno

Santamaría y Guindos, tras un Consejo de Ministros en abril.

Tres miembros del actual Gobierno se han abstenido en la deliberación en el Consejo de Ministros de asuntos sobre los que han tenido intereses personales o familiares. Según consta en una respuesta a la diputada socialista Meritxell Batet, se han ausentado en distintas ocasiones la vicepresidenta, Soraya Saénz de Santamaría; el ministro de Agricultura y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, y el titular de Economía, Luis de Guindos.

La número dos del Gobierno se ha levantado dos veces del Consejo de Ministros —el 24 de enero y el 26 de febrero de este año— por asuntos relacionados con Telefónica. Su marido, Iván Rosa Vallejo, fue contratado poco antes por la compañía como miembro de su asesoría jurídica. En esos consejos, el Gobierno deliberó sobre el anteproyecto de la Ley General de Telecomunicaciones, la venta de acciones de Telefónica en Hispasat y la aprobación de la llamada Agenda Digital.

Arias Cañete se ha abstenido en dos deliberaciones. Una el 20 de enero de 2012, cuando se discutió sobre la central nuclear de Garoña, porque su único hermano, Alfonso Arias Cañete, durante años ha sido director de Energía Nuclear de Endesa y vicepresidente de Tecnatom, compañía cuyo capital se reparten Endesa, Iberdrola y Gas Natural-Fenosa, que explotan la nuclear.

El titular de Economía se ha abstenido en cuatro ocasiones

La segunda fue en diciembre, cuando se discutió el proyecto de real decreto por el que se declaró Zona Especial de Conservación el Estrecho de Gibraltar. Cañete tiene intereses en las gasolineras flotantes de la Bahía de Algeciras, que practican el llamado bunkering, que consiste en suministrar combustible libre de impuestos desde buques nodriza anclados en la bahía a los barcos que cruzan el estrecho de Gibraltar. La empresa es Ducar y el ahora ministro declaró en el registro de intereses del Congreso que no contrataba con la Administración, pero, en realidad esa compañía vive de concesiones públicas. El Congreso no puede investigar la veracidad de los datos declarados. Guindos se abstuvo en cuatro ocasiones: el 13 de febrero de 2012, el 24 de enero, el 1 de marzo y el 15 de marzo de 2013. La primera era la deliberación del acuerdo de prolongación de la vida de la central de Garoña, por su condición de consejero de Endesa entre junio de 2009 y diciembre de 2011. Por ese motivo se abstuvo también de participar en dos debates sobre el anteproyecto de ley para la garantía del suministro e incremento de la competencia en los sistemas eléctricos.

El titular de Economía no participó en la deliberación del acuerdo para sancionar a la exdirectora del ICO, Olga García Frey, porque entre diciembre de 2008 y diciembre de 2009 Guindos prestó servicios a PricewaterhouseCoopers, una de las entidades a las que se adjudicaron los contratos que dan lugar a la sanción.