Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pere Navarro pide que la Constitución no prohíba una consulta independentista

"Los ciudadanos puedan opinar sobre su futuro porque quieren más democracia", alega

El líder del PSC, Pere Navarro, expresó hoy en Mallorca su criterio político contra la inclusión en una hipotética reforma constitucional de una vía o de un veto expreso al derecho a las consultas populares para la independencia. "No hemos dicho nunca que la Constitución deba incluir la posibilidad de la consulta [independentista] sino no que no debe prohibir expresamente una consulta". Navarro señaló que se trata de plantear que "los ciudadanos puedan opinar sobre su futuro, no porque sean independentistas o no, sino porque quieren más democracia".

Navarro con los líderes del PSPV, Ximo Puig y del PSIB-PSOE, Francina Armengol ajustaron este jueves, en un encuentro celebrado en Palma, sus propuestas en el debate abierto sobre el modelo federalista que el PSOE impulsa para abrir una posible reforma de la Constitución. “Compartimos un principio general, un modelo territorial de convivencia”, señaló Pere Navarro quien dijo que su posición "contrasta con la recentralización del PP y con los que quieren romper e ir en contra de la historia".

Navarro lanzó un guiño a la poderosa federación de Andalucía del PSOE, al reseñar que su análisis escrito sobre la reforma federalista “es un buen documento en el que podemos estar muy de acuerdo”. El primer secretario del PSC anunció un próximo encuentro con el presidente andaluz, José Antonio Griñán, antes de que la cuestión se ponga a debate en el consejo territorial del PSOE, convocado para el día 6 de julio. Navarro observó: “tenemos algunas discrepancias con el PSOE, que ha hecho una evolución” pero sino “el problema no será el PSOE sino el PP”.

La líder socialista balear, Francina Armengol, manifestó que, “ante el movimiento claramente secesionista de Cataluña, el PSOE debe introducir el seny, sentido común”. Sobre la consulta que impulsa Artur Mas y cuya celebración, legal, defiende el PSC, Armengol, detalló su postura: “entiendo perfectamente el sentimiento que existe en Cataluña sobre su derecho a la consulta pero no es sentimiento compartido ni sentido por la ciudadanía en las islas”.

Ximo Puig, dirigente de los socialistas valencianos, antepuso “el diálogo a la confrontación”, apostó por "una mirada de España hacia el Mediterráneo, que será fundamental en el marco de la crisis que vivimos". Los tres responsables del PSC, PSIB y PSPV, negaron que pretendan “hacer piña o un frente común contra alguien”. Resaltaron sus afinidades en entorno mediterráneo, en cuyos territorios se habla una lengua común, el catalán y resaltaron que padecen los recortes de una política de derechas.