Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat afronta “un trimestre delicado”

A la complejidad del caldeado ambiente político se añadirá la necesidad de cerrar los presupuestos

El portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, lo reconocía ayer. El actual será “un trimestre delicado”. A la complejidad del caldeado ambiente político se añadirá la necesidad de cerrar los presupuestos autonómicos de 2013, que la Generalitat ha dilatado con la esperanza de tener un margen más holgado de déficit y contener así los nuevos recortes, y de asumir los compromisos de pago que deberá afrontar entre los meses de abril y junio. Este mes es una buena muestra de la dureza de afrontar los vencimientos de la deuda autonómica. Mañana jueves se tendrán que pagar 587 millones de euros; el próximo día 23 serán 1.342 millones; el 27 de abril, 960 millones de euros más; y apenas dos días después otros 1.531 millones de euros. De esos, las dos últimas amortizaciones corresponden a diferentes emisiones de bonos colocados entre accionistas minoritarios, los denominados bonos patrióticos.

El pago de esos vencimientos, no obstante, correrá a cargo del Ministerio de Hacienda, ya que están incluidos dentro de los 9.073 millones de euros que la Generalitat ha solicitado por vía del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA).

Otro problema es el que las arcas autonómicas arrastran con el pago a proveedores. El consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, desveló recientemente que la Generalitat dejó el año sin pagar 1.597 millones de euros a proveedores y contratistas de la Generalitat. Las farmacias ya se han rebelado ante la incapacidad de cobrar a tiempo sus facturas. La imposibilidad de que los ingresos, que continúan cayendo, cuadren con los gastos es uno de los motivos de que el consejero haya solicitado en reiteradas ocasiones al Gobierno de Mariano Rajoy que ponga en marcha de nuevo el plan ICO-Proveedores para atender las facturas que son imposibles de asumir con los ingresos corrientes.

Mientras tanto, el Ejecutivo autonómico mantiene sus críticas al actual sistema de financiación, que “es un auténtico desastre”, según señaló ayer Homs, quien también arremetió contra Madrid por incumplir sus compromisos, porque “no paga lo que debe” y “hay partidas finalistas que se cancelan”, refiriéndose sobre todo a las que afectan a los servicios sociales que cubre la Generalitat.