Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia Nacional dejará en libertad al delator de evasores Hervé Falciani

La fiscalía pide la excarcelación por su colaboración con las autoridades de varios países

Gracias a sus datos se logró la mayor regularización fiscal de la historia en España

Copió los datos de 130.000 supuestos evasores mientras trabajó en el HSBC en Suiza

La Audiencia Nacional pondrá en libertad en las próximas semanas a Hervé Falciani, el informático francoitaliano que copió 130.000 cuentas de supuestos evasores fiscales mientras trabajó para el banco HSBC de Ginebra (Suiza). Lo hará porque así se lo ha pedido la fiscalía, que se ha sumado a la petición de excarcelación que había presentado su abogado en el proceso de extradición a Suiza que se sigue contra él en España.

La fiscal de la Audiencia Nacional Dolores Delgado ha presentado esta mañana su escrito, en el que recuerda que Falciani lleva preso desde el pasado 1 de julio, cuando fue detenido en el puerto de Barcelona tras bajarse de un ferry procedente de Sète (Francia). En un control rutinario de documentación los agentes le pidieron su pasaporte y descubrieron que existía una orden internacional de detención contra él emitida por Suiza.

En razón del tiempo pasado en la cárcel y en previsión de que el proceso de extradición que se sigue en la sección segunda de la Audiencia Nacional se dilate, la fiscal se pregunta si es necesario que Falciani siga encarcelado. También recuerda que la propia demanda de extradición enviada por Suiza asegura que el informático colaboró con las autoridades fiscales y judiciales de varios países para delatar a presuntos defraudadores.

El Ministerio Público también tiene en cuenta los delitos que se le imputan –revelación de secretos y vulneración del secreto bancario, este último inexistente en España- y recuerda que tanto en nuestro país como en Suiza, las penas no superarían los dos años de prisión y que incluso se podrían quedar en una multa.

Por eso, pide la libertad —petición que vincula al tribunal- aunque con las medidas cautelares de comparecer cada tres días, retirada del pasaporte, prohibición de abandonar el territorio nacional, obligación de fijar domicilio y de comunicar a la Audiencia cualquier cambio y designación de un número de teléfono (móvil) donde pueda ser localizado permanentemente.

Falciani entregó su lista con 130.000 presuntos evasores a las autoridades francesas que después, en virtud de tratados de cooperación en materia fiscal, la enviaron a otros países europeos como Italia, España, Grecia, Alemania o Reino Unido. En España, gracias a su información, se descubrió hasta septiembre de 2010 a 659 personas con dinero en Suiza, como el presidente del Santander, Emilio Botín, y varios miembros de su familia. El entonces secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, aseguró que esos datos permitieron ejecutar “la mayor regularización fiscal de la historia de España”.