Tres Cataluñas para el 25-N

De la independencia de CiU al federalismo del PSC pasando por la autonomía del PP

Artur Mas, presidente de la Generalitat y candidato de CiU.
Artur Mas, presidente de la Generalitat y candidato de CiU.Alberto Estévez (efe)

Cataluña afronta el próximo 25 de noviembre un trance histórico. Por primera vez en su vida, los ciudadanos de esta comunidad autónoma, la segunda más poblada de España, acudirán a las urnas el próximo 25 de noviembre para elegir su futuro entre tres opciones que, con distintas variables, defienden siete partidos distintos que se repartirán los 135 escaños del parlamento catalán:

1. Iniciar el camino de la independencia.

2. Impulsar un estado federal donde la administración central apenas decida en ese territorio sobre asuntos de Defensa, Exteriores o una mínima fiscalidad.

Más información

3. Mantener su actual situación dentro del estado de las autonomías con un amplio autogobierno y compartiendo numerosas competencias con el Estado.

El partido hegemónico en Cataluña (CiU) junto a otras formaciones de izquierda e independentistas (ICV, ERC, SI…) defiende una Cataluña totalmente independiente de España, como un nuevo estado dentro de la Union Europea; el PSC —segunda fuerza política hasta ahora y que ha gobernado esta comunidad entre 2003 y 2010— propone un Estado federal con muchas más competencias exclusivas de las que ahora tiene Cataluña y dejando a España las funciones relacionadas con la defensa del territorio, las relaciones exteriores y algunas mínimas competencias fiscales; el PP y Ciutadans apuestan por mantener el actual estatus actual como autonomía.

Las urnas dirimen el próximo 25 de noviembre el camino del futuro de la segunda comunidad más poblada de España. CiU promete la independencia; el PSC, un estado federal con todas las competencias salvo Defensa, Exteriores y algo de fiscalidad; y el PP una autonomía como la actual mejor financiada

Tres modelos de convivencia con España que buscan el apoyo de las urnas en el peor momento posible para Cataluña, con una deuda disparada hasta límites insostenibles (42.000 millones de euros); unos servicios sociales amputados como consecuencia de la crisis económica; un déficit apenas contenido por culpa del desplome de ingresos, y una relación fracturada con el Gobierno central por la exigencia de una privilegiada financiación autonómica: el Pacto Fiscal.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción