La campaña gira en Galicia hacia la credibilidad de Feijóo

El contrato de Pemex y el maquillaje del déficit le ponen a la defensiva

Alberto Núñez Feijóo saluda a los asistentes a un acto electoral en Tui, el martes.
Alberto Núñez Feijóo saluda a los asistentes a un acto electoral en Tui, el martes. SALVADOR SAS (EFE)

Alberto Núñez Feijóo llegó a la presidencia de la Xunta en 2008 con la promesa de decirles siempre la verdad a los gallegos. Fue uno de sus mantras para marcar diferencias con el Gobierno bipartito anterior, junto al de presumir de no ocultar facturas en los cajones. Cuatro años después, el presidente de la Xunta se ve en la obligación de defender su credibilidad y de intentar convencer a los gallegos de que no camufló el déficit de su Gobierno, después de que EL PAÍS desvelara el martes un informe del tribunal de cuentas autonómico que le acusa de traspasar irregularmente gastos de 2010 al ejercicio siguiente.

Los aspirantes a arrebatarle la presidencia de la Xunta, singularmente el socialista Pachi Vázquez, han encontrado una veta para darle un vuelco a una campaña que arrancó marcada por la implicación de cargos del PSOE en los casos de presunta corrupción destapados por la Operación Pokémon.

Vázquez abrió el debate televisivo del martes, el que le enfrentó al nacionalista Francisco Jorquera, exhibiendo el informe del Consello de Contas, realizado por alguien tan poco sospechoso como el que fuera durante 16 años consejero de Economía de Manuel Fraga, José Antonio Orza. Fue un duro golpe a la credibilidad de quien se presenta como adalid de la honestidad. Y se suma al embrollo en el que se metió Feijóo con los acuerdos de dos barcos para la mexicana Pemex, vendidos como contratos firmes y de cuya existencia duda la oposición. Feijóo se niega a darlos a conocer por supuestas cláusulas de confidencialidad y apelando a “cuestiones de derechos de autor”.

Pachi Vázquez volvió ayer sobre la ocultación del déficit, al expresar su “preocupación” por el desvío de facturas. “No me salían las cuentas y ahora entiendo por qué”, acusó el candidato socialista, que siempre ha puesto en duda las cifras oficiales del déficit de Galicia. El aspirante del PSdeG acusó a Feijóo de “manipular y falsear las cuentas”.

El presidente de la Xunta, que se defendió de las acusaciones sobre el camuflaje del déficit con la afirmación de que es “imposible” el traslado de 400 millones de euros, reaccionó con indignación a las acusaciones sobre Pemex. El candidato del PP a la reelección se declaró preocupado y pidió “disculpas” a Pemex por el comportamiento del PSdeG. Feijóo lamentó que los dirigentes de la petrolera mexicana “decidan contratar dos buques de apoyo logístico de 300 millones” y, en vez de recibirles “como a clientes distinguidos”, se les “apalee y se les llame mentirosos”. Feijóo también aprovechó para desdeñar la capacidad intelectual de su rival del PSOE y para ello no dudó incluso en elogiar al anterior presidente de la Xunta, el también socialista Emilio Pérez Touriño, al que antes tanto criticó: “Él tenía un bagaje intelectual y una formación mucho más sólida que este señor”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS