Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso debatirá la próxima semana prohibir pitadas al himno en el fútbol

Se trata de una iniciativa de las Cortes Valencianas, promovida hace cuatro años por el PP

Se proponen sanciones a los promotores de esas protestas

El Pleno del Congreso debatirá el próximo martes una proposición de ley de las Cortes Valencianas, promovida en su día por el PP de esa comunidad, para impedir ultrajes a los símbolos nacionales en los estadios de fútbol, incluyendo pitadas al himno o a la Familia Real, y sancionar a los promotores de esas acciones.

Se trata de una reforma legal impulsada desde la Comunidad Valenciana frente a campañas de nacionalistas e independentistas catalanes en los estadios de fútbol y que llegó al Congreso en abril de 2008.

El PP reivindicó su utilidad tras los episodios más sonoros de pitadas al himno español que tuvieron lugar en las finales de la Copa de Rey entre Athletic y Barcelona de 2009 y la última de 2012, así como en las movilizaciones independentistas con motivo de un partido que enfrentó a las selecciones de Catalunya y Euskadi.

Pese a los años transcurridos desde que la iniciativa fuera registrada, no ha habido oportunidad para debatirla en el Pleno del Congreso, donde las proposiciones de ley de Parlamentos autonómicos sólo se ven en la primera sesión plenaria de cada mes y guardando un riguroso orden de presentación.

Además, tiene sobre prioridad sobre ellas las reformas estatutarias, y precisamente la Comunidad Valenciana ha dejado pasar ya dos oportunidades este año de debatir su proposición de ley de reforma estatutaria para reclamar más financiación al Gobierno.

Se trata de un texto presentado en su día frente al Gobierno socialista pero que ahora corresponde plantear al del PP y en un contexto de crisis económica y de ajustes. Por dos veces, las Cortes Valencianas retiraron del orden del día la reforma estatutaria alegando que aún no habían elegido la delegación autonómica que la presentase, un trámite que no han resuelto hasta hace escasas semanas.

Así las cosas, la primera propuesta valenciana que llegará esta legislatura al Pleno del Congreso será la proposición de ley de reforma de la Ley del Deporte de 1990 con el fin de combatir actos políticos aprovechando encuentros de fútbol profesional y otros espectáculos deportivos.

En concreto, la reforma busca añadir una serie de artículos para prohibir la realización de actos de contenido político durante la celebración de competiciones deportivas cuando se trate de acciones que llaman a la discriminación, el odio y la violencia, o bien que supongan "ofensas o ultrajes de palabra, por escrito o de hecho a España, a sus comunidades autónomas o a sus símbolos y emblemas".

En esos supuestos se encuadrarían tanto la reivindicación de la Comunidad Valenciana dentro de los llamados "Països Catalans" que en su día motivó la iniciativa del PPCV, como las más recientes pitadas a la Familia Real y al Himno de España.

De acuerdo con la propuesta, la realización de estas acciones se consideraría infracción grave y merecería sanción al mismo nivel como la alteración del aforo o la participación violenta en altercados, peleas o desórdenes públicos.

El Pleno del Congreso decidirá el próximo martes si toma o no en consideración la iniciativa, lo que se da por hecho habida cuenta de que el PP tiene mayoría absoluta en el Congreso. Otra cosa es que su tramitación en las Cortes Generales se haga acompasar a la prometida reforma global de la Ley del Deporte, que está pendiente aunque para otros menesteres.