Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los padres de niños muertos en accidente sin silla serán imputados por homicidio

El 46% de las víctimas mortales de 2010 no utilizaba ningún sistema de retención y el 18% de los que sí, lo hacía de modo incorrecto

La fiscalía impulsará un protocolo para investigar “en profundidad”, los accidentes de tráfico en el que un menor resulte muerto o herido grave para determinar la responsabilidad de los padres, según ha anunciado hoy el fiscal jefe de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas. “Si en el accidente fallece o resulta herido grave un niño que no llevaba el sistema de retención adecuado y el informe pericial demuestra que de haberlo llevado se hubiera evitado, el fiscal podrá imputar a los padres ocupantes del vehículo [no solo al conductor] un delito de homicidio o de lesiones graves por imprudencia”, castigados con hasta cuatro años de prisión, ha señalado Vargas. Cuando la causa directa del accidente sea el exceso de alcohol o de velocidad, no usar el sistema de retención podrá suponer además un agravante.

La Fiscalía de Seguridad Vial basará su protocolo en las conclusiones del estudio que ha presentado hoy, realizado por el perito investigador Jesús Monclús, que analiza las causas de la muerte de 68 niños en 67 accidentes de tráfico entre 2008 y 2010. “Un total de 39 muertes se podrían haber evitado si los menores hubieran llevado sistema de retención”, aseguró Vargas.

Según los datos de la Dirección General de Tráfico, en 2009 murieron 60 niños en accidentes y 549 sufrieron heridas graves. En 2010, el último año con datos consolidados, la cifra de fallecidos se elevó a 79, mientras que los casos de lesiones graves se redujeron a 489. El 46% de las víctimas mortales no utilizaba ningún sistema de retención, y del porcentaje que sí lo usaba, solo el 18% lo hacía de modo correcto. La fiscalía estima, de acuerdo con los datos de su estudio, que si todos los niños hubieran llevado una silla adecuada para su edad y estatura, se habría evitado el 51% de las muertes.

Vargas ha llamado la atención sobre el hecho de que “la mayor parte de niños” que pierden la vida entre uno y dos años por no usar un sistema de retención mueren aplastados por sus madres, que los llevan en brazos. Además, entre los niños fallecidos “casi ninguno” viajaba en el asiento central trasero, “el más seguro”, según señalan los investigadores.

En cuanto a las causas de los accidentes con menores muertos que viajaban en un vehículo, el 45% obedece a un exceso de velocidad, el 9% al consumo de alcohol y el 35% a la falta de pericia de los conductores. Los atropellos de niños suponen un 15% del total, mientras que el de ciclistas menores representa un 7%. En este último caso, ninguno de los menores fallecidos usaba casco.

Entre las iniciativas para proteger a los niños, la Fiscalía de Seguridad Vial propondrá que tras tres sanciones impuestas en materia de seguridad vial, se incoen diligencias y se remita el caso a la Fiscalía de Menores para que pondere si procede adoptar medidas protectoras como la retirada de la custodia. “No quiere decir que se quite la tutela a los padres si no que se estudiará si las infracciones de tráfico desvelan el descuido del hijo”, ha matizado Bartolomé Vargas.

La fiscalía también planteará la obligatoriedad de que los niños viajen en sillita, incluso en taxis y autobuses públicos. Vargas ha reconocido la complejidad de aplicar esta norma, que ya ha sugerido en ocasiones anteriores. "En realidad lo que proponemos es impulsar la mayor protección posible al menor", ha explicado el fiscal.