Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno, comprensivo con el copago farmacéutico en Cataluña

La oposición vislumbra la implantación del euro por receta en toda España

Los signos de entendimiento entre el PP y el Gobierno de España con CiU y el Gobierno de la Generalitat de Cataluña van en aumento. Un último gesto de comprensión lo ha dado el Gobierno de la nación con el pago de un euro por cada receta farmacéutica que dispense la sanidad pública, aprobado por el Parlamento catalán con la unión de los votos de CiU y el PP. “La Generalitat de Cataluña ha establecido una tasa por la gestión de una prestación administrativa, como existen otras en vigor en diversos ámbitos”. Así ha quedado por escrito en una respuesta del Gobierno que hoy mismo ha recibido Izquierda Unida. Gaspar Llamazares, portavoz de Sanidad, había preguntado al Ejecutivo por la posición que tiene el Gobierno sobre la tasa farmacéutica del Gobierno catalán.

“El Gobierno está trabajando en la búsqueda de un modelo de prestación farmacéutica sostenible”, reconoce el Ejecutivo. Esa búsqueda conduce inexorablemente al copago, al menos, en el ámbito farmacéutico. Esa es la creencia extendida y asentada en el PSOE, en IU y en todos los grupos de la Izquierda Plural y ERC. Desde IU se propone que se presente un recurso de inconstitucionalidad contra el acuerdo de Cataluña, al estimar que la Generalitat no tiene capacidad para implantar esa tasa. Este es un criterio muy diferente al del Gobierno de Mariano Rajoy, que sí se la otorga.

No lo cree así IU: “En esa competencia las Comunidades Autónomas no pueden entrar ya que su jurisdicción está en la ordenación farmacéutica, en la disposición territorial de las farmacias pero no en los productos farmacéuticos, que es competencia del Estado”.

Los votos podrán hacer que el copago farmacéutico se instale pero no estará exento de ruido, como se ha comprobado en el Congreso. Una moción del Grupo Socialista ha permitido que el debate salte al pleno de la Cámara. Llamazares tachó de “fraude electoral” el comportamiento del PP y de CiU dado que ni uno ni otro llevaban el euro por receta en su programa. “Ustedes han hecho una estafa electoral porque no hablaron de copagos, repagos, ni tasas”, denuncia Llamazares.

En un intento de parar el copago se propondrán alternativas como ha hecho en el pleno del Congreso el diputado socialista José Martínez Olmos. Se trata de establecer un modelo de subasta de fármacos para todo el Sistema Nacional de Salud, con lo que el ahorro de la factura por medicamentos sería de 1.500 millones de euros, según sus cálculos. Este sistema ya rige en Andalucía como ensalzó el diputado socialista. A diez días de las elecciones en esa comunidad la presentación de esta iniciativa y este modelo enojó sobremanera a la diputada de CiU Conxita Tarruella que vio en la misma el traslado al Congreso de la campaña electoral. Además, aprovechó para hablar de la herencia del tripartito, al igual que el PP hace con respecto al Gobierno socialista. Con unas arcas mas saneadas estas medidas, como la del copago farmacéutico, no serían necesarias, reprochó Tarruella.

Los derroteros del debate decepcionaron a la portavoz de UPyD, Rosa Díez, muy partidaria de hablar del gasto farmacéutico y sanitario para unificar criterios en toda España, para pero no con la perspectiva que lo hacía el PSOE e Izquierda Plural. Aún así el debate sobre el copago por servicios públicos acaba de empezar. La oposición se prepara para establecer un dique de contención. La marea la prevén para el 30 de marzo, con los Presupuestos del Estado.