Los talibanes hieren de nuevo a un soldado con chaleco antibalas

El militar, alcanzado durante un ataque de la insurgencia, se encuentra fuera de peligro

O los talibanes tienen mucha suerte o muy buena puntería o mejores armas. Un legionario, I. C. C., de 23 años, natural de Jaén, resultó herido este miércoles de bala en la clavícula en una emboscada contra el puesto de observación del Ejército afgano de Vigocho, a 1,5 kilómetros de la base avanzada española de Ludina, según informó Defensa.

El herido formaba parte de una sección española que daba apoyo a la misión de suministro al puesto de observación. El ataque se inició a las 10,45 hora local y se prolongó una media hora. Los soldados españoles y afganos respondieron a los talibanes. En la refriega también resultó herido uno de los insurgentes. El legionario fue evacuado por un helicóptero de EE UU al hospital de campaña de Bala Murghab, y luego al de la base española de Herat. Su vida no corre peligro.

Lo preocupante es que el herido llevaba chaleco antibalas pero el proyectil le alcanzó junto al cuello, donde carece de protección. I. C. C. estaba tumbado en el suelo a cargo de una ametralladora por lo que esa zona es la más expuesta. Es el mismo hueco por el que se coló el disparo que el 6 de noviembre costó la vida al sargento Joaquín Moya. La investigación deberá aclarar si los talibanes emplearon un fusil de precisión o disparan tanto que alguna vez aciertan. En todo caso, habrá que revisar la vulnerabilidad del chaleco antibalas.

Sobre la firma

Miguel González

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS