Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

García-Margallo, en Malí para pedir su ayuda en el secuestro de los españoles

El grupo terrorista exige 10 millones de euros por rehén

El ministro viaja en secreto para recabar la colaboración de las autoridades locales

Ainhoa Fernández y Enric Gonyalons.
Ainhoa Fernández y Enric Gonyalons.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, efectuó hoy un viaje secreto a Bamako (Malí) en un intento de impulsar las negociaciones para obtener la liberación de los dos rehenes españoles, Enric Gonyalons y Ainhoa Fernández de Rincón, secuestrados a finales de octubre en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, en el suroeste de Argelia, según revelaron fuentes diplomáticas. Fuentes cercanas a las negociaciones para la liberación de los tres cooperantes --dos españoles y una italiana-- secuestrados en octubre en los campamentos saharauis de Tinduf (Argelia) han señalado que podría haber noticias positivas en cuestión de horas, según recoge la agencia de noticias italiana AGI.

El viaje relámpago de García-Margallo, al que solo acompañó su jefe de gabinete Alberto Carnero, coincidió con la propagación de informaciones aparentemente erróneas, difundidas por dos webs informativas de Mauritania (ANI y Sahara Media), sobre la liberación de la italiana Rossella Urru, que fue capturada junto con los dos cooperantes españoles.

José Manuel García-Margallo.
José Manuel García-Margallo. EFE

Durante su breve estancia en Bamako García-Margallo fue recibido por el presidente de Mali, Amadou Toumani Touré, y se entrevistó con su homólogo, Soumeytou Boubeye Maiga, a los que pidió máxima colaboración para resolver este secuestro perpetrado por un grupo escindido de la rama magrebí de Al Qaeda que se dedica más al contrabando que al terrorismo. La visita a Bamako del ministro español fue precedida por la de la emisaria del Gobierno italiano, Margherita Boniver.

A diferencia del secuestro de los tres voluntarios catalanes, en noviembre de 2009, esta vez la negociación para la puesta en libertad de Fernández y Gonyalons no corre a cargo de Mustafá Chafi, consejero del presidente de Burkina Fasso. Se encarga de ella el familiar de uno de los secuestradores que reside en Bamako.

Coincidiendo con la visita de García-Margallo la agencia de prensa AFP indicó que el Movimiento para la Unificación del Yihad en África del Oeste, que reivindicó el secuestro en diciembre, exigía 30 millones de euros para liberar a sus tres cautivos, la cantidad más elevada jamás pedida para un rescate. La agencia indica que sus fuentes están en relación con el mediador.

Al margen del rescate pecuniario la situación en el norte de Mali, donde están los cooperantes, dificulta el desenlace del secuestro. Desde mediados de enero la minoría tuareg ha vuelto a empuñar las armas contra el Gobierno de Bamako para reivindicar la autonomía e incluso la independencia de la región. Los tuaregs del Movimiento Nacional de Liberación Azawad han comprado o robado armas en Libia durante la guerra civil que concluyó en octubre pasado.

El Gobierno español, y el italiano, recibieron en diciembre pasado una prueba de vida de los cooperantes Enric Gonyalons, Ainhoa Fernández de Rincón y Rosella Urssu, raptados el pasado 23 de octubre en Rabuni, la capital administrativa del Frente Polisario en el suroeste de Argelia, según fuentes españolas conocedoras del secuestro.

Imagen de la prueba de vida de los cooperantes españoles.
Imagen de la prueba de vida de los cooperantes españoles.

La prueba es un vídeo de un minuto y 23 segundos en el que cada uno de los rehenes se presenta en su lengua, dice para quién trabaja y pide a las autoridades correspondientes que hagan todos los esfuerzos posibles para lograr su liberación.

Era la primera vez que una organización terrorista reivindica un secuestro mediante el envío de un comunicado a la oficina de France Presse en Bamako (Mali) en lo que se considera una extraña reivindicación. Aquella nota estaba escrita en francés y árabe.“Reivindicamos la operación que se desarrolló el 23 de octubre en Tinduf durante la cual dos ciudadanos españoles fueron secuestrados, así como una ciudadana italiana”, señala el escueto texto hecho público 36 horas después de que la rama de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) rechazara, en otro comunicado, cualquier responsabilidad en el apresamiento de los tres cooperantes que trabajaban en los campamentos de refugiados saharauis en el suroeste de Argelia.

Además de Gonyalons y Fernández de Rincón, permanecen secuestradas las cooperantes de Médicos sin Fronteras (MSF) Blanca Thiebaut y Montserrat Serra, quienes fueron apresadas el pasado 13 de octubre en el campamento de refugiados de Ifo, en Dadaab (Kenia), a unos 100 kilómetros de la frontera con Somalia.