Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Transición y el 15-M, cara a cara

Tres exdiputados y tres indignados salvan la Constitución pero critican la corrupción

Otra de las reclamaciones de los seis contertulios es un cambio en el acceso a la vivienda

Ampliar foto
De izquierda a derecha, Roberto García-Patrón, Alberto Oliart, Jon Aguirre Such, Santiago Carrillo, Natalia Muñoz-Casayús y Gregorio Peces Barba.

Miembros del 15-M y tres políticos de la Transición han debatido hoy algunos de los puntos más candentes de la situación política española en un encuentro organizado por la XXV promoción de la Escuela de Periodismo UAM-El País en la sede del periódico. Gregorio Peces-Barba, socialista y uno de los padres de la Constitución; Santiago Carrillo, exsecretario general del PCE; y Alberto Oliart, exministro de UCD, han coincidido con tres jóvenes indignados en la necesidad de reformar el Senado, introducir modificaciones en la Ley Electoral y garantizar por ley el derecho a la vivienda digna. Peces-Barba ha señalado, como uno de los errores de la Ley Fundamental, el tratamiento que se le da a la Iglesia católica.

En el encuentro entre representantes de quienes posibilitaron la vuelta de la democracia a España y quienes consideran que ésta no es suficientemente participativa, la Constitución ha salido bien parada, no así los políticos. Jon Aguirre Such, arquitecto y portavoz de Democracia Real Ya, y Natalia Muñoz-Casayús, jurista, han señalado que la corrupción no pasa factura política y, lejos de dimitir, los corruptos son reelegidos con mayorías absolutas. “La corrupción está extendida porque lo permitimos”, han dicho.

“Hay que dejar de concebir la política como una carrera permanente, debemos tender a que los ciudadanos vayan rotando en los cargos, sean diputados o ministros, y luego vuelvan a su profesión”, ha asegurado Carrillo. Una de las críticas mayores del exsecretario general del PCE se ha dirigido al funcionamiento del Senado: “Es un lugar que frena al Congreso. Una de las cosas que ha fallado desde la Transición es que no ha funcionado realmente como una cámara territorial”. Pese a asumir su defectuoso funcionamiento, Peces-Barba ha advertido de la imposibilidad de eliminarlo “porque España es un Estado compuesto. El Senado es imprescindible”. “Ha fracasado y va a seguir fracasando”, ha rematado Oliart.

Roberto García-Patrón, politólogo y miembro activo del 15-M, ha señalado la especulación urbanística como raíz de todos los males de España y ha introducido en la mesa el problema de la vivienda. A este respecto, diputados e indignados se han mostrado de acuerdo en un cambio de modelo que facilite el sistema de alquiler. Peces-Barba se ha mostrado a favor de la dación en pago para saldar la deuda hipotecaria.

La Monarquía también ha aprobado el examen. Frente a la disyuntiva de la República, planteada ligeramente por el 15-M, los tres exdiputados han defendido el papel del Rey y el mantenimiento de la Corona, al margen del caso Urdangarin.