Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bildu se une al PNV al pedir un adelanto electoral

El Gobierno vasco apela a su “estabilidad” para rechazar la propuesta

La portavoz del Gobierno Vasco, Idoia Mendia, en una rueda de prensa el pasado 18 de octubre.
La portavoz del Gobierno Vasco, Idoia Mendia, en una rueda de prensa el pasado 18 de octubre. EFE

Un día después de que junteros de Bildu de Bizkaia rechazaran la propuesta de adelanto electoral planteada por el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, al lehendakari, Patxi López, los principales dirigentes de esta coalición abertzale la consideran “lógica”. Sin embargo, el Gobierno vasco descarta esta alternativa porque defiende “la estabilidad” de que dispone en el Parlamento vasco con el apoyo de los votos de PSE-EE y PP.

En la celebración del Día del Estatuto, una fiesta que pone de manifiesto la división en dos mitades antagónicas de la clase política vasca, el dilema sobre el adelanto electoral se ha apoderado del debate. Sirvió ayer que Urkullu lo pusiera sobre la mesa en su encuentro con López para que el resto de fuerzas tome su propia posición al respecto, precisamente en el arranque de los contactos del lehendakari sobre el nuevo escenario de paz creado tras el cese definitivo de ETA.

De momento, la izquierda abertzale, EA y Alternatiba, firmantes del Acuerdo de Gernika, han afirmado que es "lógico" pedir un adelanto de las elecciones autonómicas vascas porque el actual Ejecutivo es un Gobierno "trampeado" y las instituciones deben "representar la voluntad popular". Estas manifestaciones han sido realizadas en el transcurso de una rueda de prensa ofrecida, en San Sebastián por los firmantes del Acuerdo de Gernika, en la que han estado presentes, entre otros, Maribi Ugarteburu, Rufi Etxeberria, Pello Urizar y Oskar Matute.

Cabe señalar que la Diputación de Gipuzkoa ha decidido no acudir al acto social que esta tarde celebra el Gobierno vasco, en Vitoria, y al que están invitados los principales representantes de la sociedad vasca. De hecho, este Gobierno foral ha decidido mantener hoy su actividad a pesar de que es un día festivo en el calendario laboral de Euskadi. La coalición abertzale sostiene que el Parlamento y el Gobierno vasco "no responden" a la realidad sociológica y política de los tres territorios vascos y, por ello, consideran "lógico" pedir un adelanto electoral, como este pasado lunes planteó el presidente del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, al lehendakari, Patxi López. A su juicio, es necesario que las instituciones "representen la voluntad popular".

Por el contrario, la portavoz del Gobierno vasco, Idoia Mendia, ha afirmado esta mañana que la petición del PNV de adelanto de las elecciones autonómicas responde a una "cierta ansiedad y preocupación" por parte del partido jeltzale y ha asegurado que el Ejecutivo de López agotará la legislatura. En una entrevista a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, ha señalado que ese fue uno de los "puntos de desencuentro" de la reunión que mantuvieron este lunes el lehendakari y el presidente del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, dentro de la ronda de contactos iniciada por López tras el anuncio de cese definitivo de la actividad armada de ETA. Mendia ha indicado que no habrá adelanto electoral porque gozan de una "estabilidad" que "para si hubieran querido gobiernos anteriores". A su juicio, con esa petición, se nota una "cierta ansiedad y preocupación" por parte del PNV en "tratar de moverse y moverse cuanto antes".

El PNV, por su parte, también ha celebrado esta mañana su propio acto dentro del Día del Estatuto y todo hace indicar que enviará una representación testimonial al acto del lehendakari. Los nacionalistas se han reunido en la Casa de Juntas de Gernika, con la presencia significada de sus candidatos a las elecciones del 20-N.

En su intervención, el presidente del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, se ha comprometido a que en 2015 su partido refrendará en las Cortes Generales un acuerdo constituyente para "la nueva Euskadi en paz y en libertad". El presidente del EBB ha manifestado que, con la "recuperación de la pluralidad política" y la desaparición "definitiva" de la violencia", el próximo mandato parlamentario en las Cortes debe "dar paso a la articulación de un consenso de amplia base, un acuerdo constituyente de la nueva Euskadi que queremos". Dentro de este mensaje de corte soberanista que el PNV mantendrá en plena vigencia durante toda la próxima campaña electoral habida cuenta de la pugna que sostendrá con Amaiur, su rival directo en la búsqueda del voto identitario, Urkullu ha dicho que “el encaje del pueblo vasco en los estados español y francés, así como en el nuevo proyecto europeo, sigue pendiente de resolución. Ahora nos corresponde encontrar su acomodo sin el obstáculo de la violencia de por medio", ha añadido.

Más información