Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Quién da la vez para ver a Rosa Díez?

La dirigente de UPyD abre el martes su despacho a los ciudadanos

La diputada Rosa Díez en su despacho, al día siguiente de las elecciones del 22 de mayo.
La diputada Rosa Díez en su despacho, al día siguiente de las elecciones del 22 de mayo.

El despacho que Rosa Díez tiene en la sede madrileña de UPyD (calle de Cedaceros, 11) estará abierto el martes de once a una de la mañana para los ciudadanos. Será el primero de los encuentros que, bajo el título de Hable con Rosa, la diputada quiere abrir al público, al menos dos veces al mes, con una entrevista privada, sin cita previa, sin cámaras y no necesariamente en su despacho, sino también en la calle.

“No se trata de hacerse fotos, sino de darle a la gente la posibilidad de hablar con su diputado”, explica Díez por teléfono. La idea, precisa, surgió después de las elecciones autonómicas y municipales del 22 de mayo, cuando los ya cargos electos de UPyD celebraron su primera reunión. Entonces, en medio de un debate sobre la necesidad de abrir la participación a los ciudadanos y acercarles la política, surgió la propuesta, que ya han puesto en marcha en algunos Ayuntamientos, como en Murcia, donde la petición de un vecino se convirtió en una moción en el pleno municipal.

Durante dos horas, y por riguroso orden de llegada, quien lo desee podrá charlar con Díez. A las puertas de la sede de UPy D habrá una persona encargada de recibir a los asistentes, que tomará nota de quiénes vayan llegando y los hará pasar, precisan desde el partido. Y recalcan que los encuentros serán privados, sin presencia de prensa, y sin que haya que ofrecer datos personales. Lo que sí se pedirá es, para aquellos casos que la petición requiera de una labor previa de investigación, un correo electrónico para seguir el caso.

“Queremos que la gente, cualquiera, porque no hace falta que sean votantes, pueda plantearnos sus críticas, sus dudas”, aclara Díez, que subraya que no es una iniciativa ligada a la campaña, sino que continuará a lo largo de la legislatura. Será algo similar a los mítines electorales que ya dio la diputada en campaña, cuando los asistentes podían participar micrófono en mano. Entonces, recuerda la diputada, estos preguntaban sobre empleo, educación, temas fiscales… Ahora esperan aportaciones similares, aunque no tienen un objetivo prefijado de qué harán con esas propuestas. "Vamos a ver lo que dan de sí", justifica la diputada.

“Mi intención es abrir el despacho un par de días al mes”, asegura Díez, aunque todo dependerá de su agenda. También quiere llevar los encuentros a la calle: pedir los permisos necesarios y colocar una mesa en la acera a la que pueda acercarse cualquiera. “Sé que el despacho es una barrera para la gente”, justifica la diputada.

No es la primera política que abre su despacho a la gente. Ya lo hicieron antes otros políticos en Madrid. La actual ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, abría cada lunes su despacho de concejal en la oposición en el Ayuntamiento de Madrid a los vecinos para que le explicaran sus problemas y poder solucionarlos. Un año después de que Jiménez los pusiera en marcha, la entonces edil de Empleos y Servicios a la Ciudadanía, Ana Botella, comenzó a hacer lo mismo, los martes. También el secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, celebró a lo largo del año pasado reuniones abiertas a los vecinos en las agrupaciones locales del partido para explicar su proyecto y recibir propuestas. Fue una idea que se copió a sí mismo, pues ya lo hacía periódicamente durante su mandato como alcalde de Parla.