IU de Extremadura: "No tenemos mala conciencia, estamos muy tranquilos"

La federación extremeña "respeta" lo que han decidido los ciudadanos extremeños Prometen llevar las propuestas y el debate de las protestas en la calle a la Asamblea

Pedro Escobar, coordinador de IU Extremadura.
Pedro Escobar, coordinador de IU Extremadura.EUROPA PRESS

Los tres diputados de la federación extremeña de Izquierda Unida (IU), el coordinador regional, Pedro Escobar, Alejandro Nogales y Víctor Casco, no están "felices de que gobierne el PP", aunque su abstención haya hecho posible que el Partido Popular dirija la Junta de Extremadura por primera vez en democracia, tras 28 años de gobierno socialista. Recuerdan, sin embargo, que han sido los ciudadanos quienes lo han decidido con sus votos, al dar mayoría al candidato popular, José Antonio Monago. Y que su postura de hoy está avalada por un amplio proceso de consulta a sus bases. Por eso, no tienen "mala conciencia" y están "muy tranquilos".

"Esta abstención ha sido tan dura como habría sido si el PSOE hubiera sido la fuerza con mayoría relativa", ha manifestado Casco. Y esa es precisamente la idea que ha querido dejar bien clara Escobar en su discurso en la sesión de investidura: "Todavía no nos creemos lo que ustedes dicen [en referencia al PP] y no nos fiamos de lo que ustedes han hecho [sobre el PSOE]".

En cierta medida, se siente el alivio de hacer algo que tenías pendiente"

No hay celebración hoy en IU, ni en la federal ni en la extremeña. "Es una pena no poder votar a ninguno", ha reflexionado Nogales en la misma línea que el discurso de su coordinador regional. Habrían preferido votarse a sí mismos, como ha explicado Escobar, pero el "sistema perverso" que rige en la Asamblea no se lo permite, según ha dicho en su discurso.

Sí hay, en cambio, alivio por haber llevado a término una dura decisión que ha requerido cuatro semanas intensas de consultas, debates, mucho trabajo y disgustos al oponerse a las directrices de la federación estatal. "El agobio fue tomar la decisión, pero una vez que se toma, se asume y se explica, y en cierta medida, se siente el alivio de hacer algo que tenías pendiente", relata el coordinador regional.

En el momento en que Escobar pronuncó la palabra "abstención" en el hemiciclo, lejos del desahogo posterior, su rostro serio y su voz grave, expresaban la pesadumbre de saber que ese término le daba el poder al partido que más lejos se encuentra del suyo en el espectro ideológico. "Sigue siendo una decisión de riesgo; el titular que queda es que IU le ha dado el Gobierno al PP", explica por teléfono mientras espera el autobús regional que le llevará de vuelta de Mérida a Badajoz.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Expediente informativo

La dirección federal de IU no ha tardado en reiterar su rechazo a la decisión de la federación extremeña, que considera fuera de su política, y ha anunciado que ha abierto, con carácter de urgencia, un expediente informativo a los tres diputados, para que antes de finales de julio se decida si de su decisión se deducen "posibles responsabilidades". La dirección, coordinada por Cayo Lara, ha manifestado que "no se responsabiliza de las consecuencias políticas que se deriven", tanto en la comunidad autónoma en cuestión como en el conjunto del Estado, de lo que considera "un grave error".

"Es normal que se abra un expediente informativo", han contestado los diputados tras conocer la noticia, "para tener todas las claves y todos los detalles". Nogales aclara, sin embargo, y Escobar coincide después, que no tienen "mala conciencia" y están "muy tranquilos", porque están absolutamente convencidos de su decisión, que ha sido en realidad la de sus bases y consejo regional. "No creo que eso sea punible", opina Nogales, que explica que se sienten "muy protegidos y en línea con su militancia".

Es normal que se abra un expediente informativo para tener todas las claves y todos los detalles"

Escobar no se plantea "de ninguna manera" la posibilidad de una expulsión. No quiere ni planteárselo, porque "sería triste y traumático". En todo caso, de producirse el peor castigo posible, el diputado, que lleva más de 40 años en el Partido Comunista de España, asegura que seguiría considerándose miembro de IU y no abandonaría su línea programática ni se plantearía crear otra formación. "Si acaso, me iría a mi casa", añade, porque fuera de la formación no se imagina en otro lugar.

El coordinador extremeño defiende ante todo la postura de "la federal", que considera "normal" y comprende que "otros compañeros se sientan molestos", pero ante todo, él prefiere hablar de "desacuerdo, no confrontación". Y niega absolutamente que haya habido "ni injerencias, ni choques, ni presión".

Lejos de todos, con excepciones

Coincidiremos sin duda con los dos. Cuando haya propuestas razonables que supongan avances o corrijan deficiencias, las apoyaremos"

Escobar, como ya hizo el martes, ha marcado en su discurso las distancias tanto con PP como PSOE. Y con esa misma actitud afrontan la legislatura, porque se sienten oposición de ambos. Con distancia y con muchas ganas de trabajar: “Para fiscalizar al Gobierno, exigirle el cumplimiento de promesas e impedir aquello que sea lesivo para los trabajadores”, y para “evitar que el Parlamento se convierta en el reino de la palabra”, como dice Casco.

"Coincidiremos sin duda con los dos. Cuando haya propuestas razonables que supongan avances o corrijan deficiencias, las apoyaremos", avanza Escobar. "Pasado el tono tenso del martes [promovido por el portavoz popular Luis Alfonso Hernández], habrá también muchas votaciones coincidentes", entre las distintas formaciones, obligadas a buscar acuerdos puntuales. "Habrá la normalidad democrática que se da cuando no hay mayoría absoluta", concluye.

La coalición “desgranará en iniciativas parlamentarias cada una de las propuestas” que IU detalló en su discurso, y convertirá en una de las principales líneas de su trabajo que “el debate y las propuestas de la gente que está en la calle protestando puedan discutirse en la Asamblea”. Ya se han puesto a ello, como cuenta Nogales, que detalla que han empezado a recorrer pueblos y ciudades para reunirse con los ciudadanos. Han conseguido además arrancar al nuevo presidente el compromiso de que se reunirá con los colectivos que más lo necesitan.

Escobar, el pedagogo, Nogales, el institucional y Casco, el gracioso del grupo (es él quien apoda), son “tres contra 62” y aunque tienen “todas las de perder”, aseguran que no se van a rendir en su labor de oposición. Esta tarde, eso sí, se proponen descansar y desconectar. Escobar cogerá su piragua para remar en el Guadiana cuando caiga la tarde y el sol pacense deje de abrasar, Nogales volverá a su refugio en el campo en Zafra, y Casco descansará en casa, antes de reincorporarse mañana a su puesto de "feliz bibliotecario".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS