columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Mi credo

Creo que una cosa es el país con sus problemas y otra los corruptos con sus maniobras de distracción. Creo en la gente. Creo en la decencia de España

El comisario José Manuel Villarejo a su llegada a la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid), en febrero.
El comisario José Manuel Villarejo a su llegada a la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid), en febrero.Jesús Hellín (Europa Press)

Es un credo demasiado adolescente, pero creo que nuestra democracia necesita una nueva adolescencia. Y creo en la honestidad de la mayoría social que se levanta cada mañana para ir de su corazón a sus asuntos. Yo, que no me tengo por pecador, ni me confieso a ningún Dios, afirmo un credo cívico. Creo en la decencia del conductor de autobuses, la profesora, la médico o el estudiante. Aunque me duelen las cloacas, creo en el aire limpio. Hemos tenido mala suerte, eso sí. Hubo determinados líderes que convirtieron a sus partidos en una asociación para el robo. Madrid, Barcelona y Valencia alcanzaron cotas muy altas de agresividad institucional a la hora del enriquecimiento vergonzoso. Pero déjenme creer que esa no es la realidad española.

Es verdad que la situación llegó al extremo cuando los sucesores políticos de los corruptos utilizaron el poder del Estado para ocultar escándalos. Comisarios, jueces y ministros se mezclaron en la red, junto a empresarios y periodistas. Creo que esos policías, jueces y ministros llegaron a ser más peligrosos para la democracia que los propios delincuentes. Pero nunca representaron a la ciudadanía.

Creo que una cosa es el país con sus problemas y otra los corruptos con sus maniobras de distracción. Creo en la gente. Creo en la decencia de España. Creo en los finales de curso y en los libros pendientes. Creo en la resurrección de la dignidad. Creo que no nos definen los mentecatos reunidos para aplaudir y hacer de cortesanos ante la deshonestidad. Creo en un país que a veces desciende a los infiernos, pero luego regresa al cielo y a la tierra, y encuentra zapatos para sus pies descalzos, y caminos para andar, y sueños, y argumentos en la historia para saber que el pueblo silencioso es mejor que los señoritos vendepatrias. Más que discutir con los vendepatrias, creo que conviene hablar con el pueblo silencioso.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí
50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS