columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Una buena gestión no es suficiente

Llegados a este punto con el ‘caso Pegasus’, al Gobierno solo le queda aplicar la máxima transparencia posible para aclarar un asunto que poco o nada le beneficia

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene en la sesión de control al Gobierno en el Congreso este miércoles.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene en la sesión de control al Gobierno en el Congreso este miércoles.Juan Carlos Hidalgo (EFE)

Si una ciudadana de otro país llegara hoy a España e intentara hacerse una idea de la gestión del Gobierno observando lo que se debate en la esfera pública, pensaría que estaba ante algo muy parecido al caos: una parte importante de la oposición lleva reclamando la disolución de las Cortes desde el día siguiente a su constitución, dirigentes destacados de la coalición gubernamental piden dimisiones de ministros y altos cargos del mismo Ejecutivo del que forman parte, cada votación importante en el Congreso tiene emoción hasta el último minuto a ver quién da en cada caso el apoyo imprescindible para ganarla o perderla. La valoración del Gobierno va cayendo mientras la inflación galopa sobre el imaginario y se afianza en las encuestas una posible mayoría conservadora.

Preguntémonos ahora cómo explicarán dentro de un par décadas esta legislatura en las facultades de Historia o de Ciencia Política: primer Gobierno de coalición, en el que participa una formación política sin experiencia en la gestión, y el Parlamento más fragmentado hasta el momento, con 28 organizaciones políticas. Apenas dos meses después de que el Ejecutivo tomara posesión hubo de enfrentarse a una pandemia, y cuando esta aún no estaba del todo vencida, estalló una guerra en la puerta de casa. Sin embargo, en semejante contexto ha sacado adelante leyes de gestión de la pandemia, dos Presupuestos Generales, una reforma laboral que cosecha frutos en creación de empleo e incrementa los contratos indefinidos, una compleja Ley de Cambio Climático, la subida del salario mínimo interprofesional, el Programa de Recuperación, Transformación y Resiliencia, etc… sin olvidar los 13 acuerdos alcanzados de forma tripartita entre Gobierno, sindicatos y patronal.

¿Cómo es posible que una misma realidad ofrezca imágenes tan distintas? Desde que Winston Churchill perdió las elecciones tras ganar la guerra, no hay duda de que en democracia una buena gestión no es suficiente para revalidar el Gobierno. Hace falta que en la esfera pública las luces sean más que las sombras. En democracia la exhibición de los logros del Gobierno compite con las críticas planteadas por la oposición y otros actores. Se podría hablar mucho de cómo la calidad de la crítica de la oposición ayuda a mejorar o empeorar la democracia. Y otro tanto de la importancia que tiene que el Gobierno valore adecuadamente la trascendencia de cada crítica y la gestione con máxima diligencia.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

El caso Pegasus es un buen ejemplo de cómo una errónea valoración de su trascendencia y una errática gestión mediante cierres en falso desembocan en una inflamación de la polémica. Con todas las limitaciones que plantean los temas de inteligencia, llegados a este punto al Gobierno solo le queda aplicar la máxima transparencia posible para aclarar un asunto que ocupa un espacio en la conversación pública y que poco o nada le beneficia. La mera sombra de la duda es capaz de infligir un daño mayúsculo cuya capacidad destructiva crecerá cuanto más tarde en aclararse.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Cristina Monge

Imparte clases de sociología en la Universidad de Zaragoza e investiga los retos de la calidad de la democracia y la gobernanza para la transición ecológica. Analista política en EL PAÍS, es autora, entre otros, de 15M: Un movimiento político para democratizar la sociedad y co-editora de la colección “Más cultura política, más democracia”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS