Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La desigualdad corroe el contrato social

Asusta pensar qué hubiera sido de este país si la pandemia no hubiera supuesto un punto de inflexión en las políticas neoliberales que negaban la inversión pública como herramienta frente las crisis

Varias personas hacen cola para recibir alimentos de la Fundación Madrina, en Madrid.
Varias personas hacen cola para recibir alimentos de la Fundación Madrina, en Madrid.Alberto Ortega (Europa Press)

En los últimos días, han aparecido dos trabajos que desvelan el signo de los tiempos, la desigualdad. Asusta pensar qué hubiera sido de este país y del conjunto de Europa si la pandemia no hubiera supuesto un punto de inflexión en las políticas neoliberales que negaban la inversión pública —inversión, que no gasto— como herramienta frente las crisis. Así y todo, la desigualdad, que ya fue una de las principales resultantes de la Gran Recesión, ha vuelto a salir vencedora.

El informe Las desigualdades matan publicado por Oxfam al calor de la cumbre de Davos constata que los diez hombres más ricos del mundo han duplicado su fortuna, que ha pasado de 700.000 millones a 1,5 billones de dólares en estos dos años de pandemia. Mientras, el 99% de la humanidad ha visto reducirse sus ingresos, y más de 160 millones de personas han caído en la pobreza. El estudio analiza las muertes causadas por la falta de acceso a servicios de salud, violencia de género, hambre y crisis climática, y concluye que la desigualdad contribuye a la muerte de 21.000 personas al día, o sea, una cada cuatro segundos.

Centrando la mirada en España, el informe Foessa de Cáritas alerta de que la desigualdad ha crecido más en un año que en toda la crisis de 2008, manteniéndonos en los primeros puestos de los países de nuestro entorno. El informe llama la atención sobre la situación de los jóvenes, una generación doblemente golpeada por la crisis financiera y la pandemia, y señala que 1,45 millones de jóvenes sufren exclusión social grave.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Las consecuencias de este incremento de la desigualdad son múltiples. Para Antón Costas y Xosé Carlos Arias, según afirman en Laberintos de prosperidad (Galaxia Gutenberg), “la principal es que supone un elemento de corrosión de primer orden para el contrato social, una fuente de malestar y tensionamiento que amenaza seriamente el futuro de las sociedades avanzadas.” En efecto, es difícil separar la desigualdad de la desafección democrática.

Como recuerdan los profesores Costas y Arias, se suele aludir a dos tipos de factores para explicar el deterioro de la confianza en la democracia: aquellos que apelan a elementos culturales, y los de carácter socioeconómico. Cada vez se hace más evidente que son estos segundos los que suelen estar en la base de la desafección y desconfianza en el sistema, si bien en ocasiones pueden activar también los culturales, multiplicando así sus efectos. Todo esto acaba debilitando el contrato social en el que se fundan nuestras sociedades.

Por si fuera poco, hoy, la emergencia climática y la necesidad de transitar hacia modelos económicos sostenibles imposibilita volver a fórmulas del pasado y obliga a repensar modelos productivistas. De ahí que necesitemos del mejor conocimiento y altas dosis de habilidad política para renovar nuestro contrato social haciendo frente a la desigualdad, fortaleciendo las democracias, y acelerando la transición ecológica justa.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Cristina Monge

Imparte clases de sociología en la Universidad de Zaragoza e investiga los retos de la calidad de la democracia y la gobernanza para la transición ecológica. Analista política en EL PAÍS, es autora, entre otros, de 15M: Un movimiento político para democratizar la sociedad y co-editora de la colección “Más cultura política, más democracia”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS