CRÍTICA | CABALLO DINERO

Seguiremos muriendo

Tras el recorrido que abre la película, se revela espacio hospitalario, potencial metáfora del purgatorio inescapable de unos personajes que pasaron de la opresión colonial a la explotación laboral