Tribuna:

Las tres luces de un maestro del cine