OPINIÓN

Ameba

Angela Merkel es ya la personalidad política más importante de la última década en Europa, pero su virtud de no dar grandes titulares ni mostrarse viperina ni hipertensa podría engañar