Dos sicarios llaman a la puerta: así fue el asesinato del periodista Roberto Toledo

EL PAÍS accede a imágenes inéditas del homicidio del cuarto periodista en México en 2022

Imágenes de una cámara de vigilancia del momento en que Roberto Toledo es asesinado por dos sicarios, en Michoacán.Foto: Cortesía | Vídeo: Cortesía

Fueron segundos pero parecieron horas. Era la una de la tarde del último día de enero y el periodista Roberto Toledo había salido un momento a la tienda de la esquina a comprar un refresco y unos ‘choco roles’ [pastelitos de chocolate]. Ese corto paseo de la oficina al colmado formaba parte de la rutina diaria de este hombre de 54 años para matar el antojo de media mañana. Toledo trabajaba en un despacho de abogados en la ciudad de Zitácuaro (Estado de Michoacán), donde también se encuentra la sede de Monitor Michoacán, un portal de noticias locales. Al volver de la tienda, se encontró de bruces con dos hombres. Uno ataviado con una sudadera blanca y gris; el otro, tocado con una gorra negra. Los dos sujetos, casi adolescentes, querían saber quien era “el licenciado”. Don Rober —como le llamaban sus amigos— no tuvo inconveniente en identificarse y hablar con ellos. Lo que les respondió siempre será un misterio. Todavía con el refresco en la mano, Toledo no sabía que estaba a punto de ser asesinado. Los sicarios aprovecharon el momento en el que el reportero abrió la puerta del edificio para dispararle por la espalda.

EL PAÍS ha tenido acceso a las imágenes que muestran cómo fue el ataque y los instantes previos al asesinato del periodista. El video se encuentra en manos de la Fiscalía y ha sido verificado independientemente por este diario. En la grabación se ve cómo tres sicarios llegan en dos motocicletas a una calle aledaña a las oficinas. Dos de ellos, tapados con cubrebocas y la cabeza cubierta, bajan de la moto y se aproximan a la entrada en el instante en que Toledo regresa de la tienda. Dentro del patio los sicarios abren fuego contra Toledo. El de la sudadera blanca saca el arma del bolsillo. El otro, segundos después, se echa la mano a la cintura y desenfunda. Después de perpetrar el crimen, ambos se dan a la fuga pistola en mano. El cuerpo de Don Rober yacía en el suelo acribillado de ocho balazos. Nada pudieron hacer por él los servicios médicos que le trasladaron al hospital. Semanas después, los agujeros de bala en la puerta blindada de su despacho todavía recuerdan el día de la tragedia.

“Nuestra única defensa es una pluma”

Toledo es el cuarto periodista asesinado por grupos vinculados al narcotráfico en el último mes en México, uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo. Monitor Michoacán, el medio para el que trabajaba Toledo, había sido amenazado en varias ocasiones por su labor informativa. Esta vez, los sicarios cumplieron la amenaza.

Tras el asesinato, uno de ellos regresó de nuevo a la escena del crimen para arrojar dos cartulinas con un mensaje escrito, supuestamente atribuido a un grupo del crimen organizado, de acuerdo con la reconstrucción de las autoridades. El mensaje que apareció junto al cadáver alude a un posible ajuste de cuentas con los abogados por trabajar para un grupo antagónico.

Joel Vera, el director del despacho y subdirector del medio, desmiente esta versión categóricamente. “Quieren crear una cortina de humo del móvil real y dicen que era porque yo llevaba casos de narcotráfico, pero no es verdad, no cubro ese tipo de información”, aseguró en una entrevista con este diario hace dos semanas. Armando Linares, director del portal, señaló horas después del asesinato que las amenazas contra el medio comenzaron hace más de un año y se volvieron más virulentas días antes de la muerte del reportero. El equipo de Monitor Michoacán no tiene ninguna duda de que el ataque tiene que ver con la labor periodística que realizan. El temor era tal que contactaron a la Fiscalía General de la República para alertar del riesgo en el que se encontraban. “Nosotros no estamos armados, nuestra única defensa es una pluma”, afirmó el director.

Edificio donde fue asesinado Roberto Toledo. En el número 34 A de Andrés Landa y Piña, en Zitácuaro, se encuentra el despacho jurídico 'Vera Abogados' y la sede de 'Monitor Michoacán'
Edificio donde fue asesinado Roberto Toledo. En el número 34 A de Andrés Landa y Piña, en Zitácuaro, se encuentra el despacho jurídico 'Vera Abogados' y la sede de 'Monitor Michoacán'Fotógrafo Especial (CUARTOSCURO)

Roberto Toledo era un periodista polifacético. Lo mismo cubría una manifestación que se encargaba del papeleo del despacho. Siempre llevaba el móvil en el bolsillo de la camisa, listo para hacer fotos o grabar un vídeo. Como sucede en el caso de tantos reporteros mexicanos, Don Rober tenía más de un trabajo para llegar a fin de mes. En total cobraba unos 5.000 pesos (unos 300 dólares).

La Fiscalía de Michoacán ha abierto una investigación para esclarecer el crimen siguiendo el protocolo de delitos en agravio de periodistas y se han incautado las motocicletas en las que supuestamente viajaban los asesinos. Por el momento, sigue sin haber detenidos. Artículo 19, una organización mexicana defensora de la libertad de expresión, señala que Toledo era “un trabajador que ejercía labores editoriales en Monitor Michoacán” y que las autoridades deben investigar su muerte como un ataque contra la libertad de expresión.

Dos semanas después del ataque en Michoacán, la lista de periodistas asesinados sigue creciendo imparable y ya van cinco. Heber López, locutor de Oaxaca, fue acribillado en su estudio de grabación, en Salina Cruz. 2022 comenzó teñido de rojo con el homicidio de Margarito Martínez, Lourdes Maldonado y José Luis Gamboa, en el mes de enero más violento contra el periodismo de la última década. Don Rober fue el cuarto de la lista.

Mientras tanto, el Gobierno mexicano sigue en la mira por su tensa relación con la prensa y la ausencia de una estrategia específica para acabar con el asesinato de periodistas. Por primera vez, un grupo de reporteros se ha negado a hacer preguntas en la conferencia matutina del presidente López Obrador, en repulsa de la violencia contra los comunicadores. El martes hubo protestas en el Senado y la Cámara de Diputados. Periodistas, fotógrafos y camarógrafos se manifestaron contra los ataques a la prensa. “¡Nos queremos vivos! ¡Libertad de prensa!”, gritaron en el recinto legislativo.

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) ha contabilizado desde 1992 y hasta 2021 el asesinato de 138 informadores en México. Artículo 19 computa cifras todavía más altas: 145 periodistas han sido asesinados en México desde 2000.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Almudena Barragán

Periodista de EL PAÍS en México. Escribe sobre temas sociales con perspectiva de género: desigualdad, violencia y feminismo. Ha trabajado en la sección Verne México y en diversos medios españoles y mexicanos, entre los que destacan El Economista.es y El Financiero Bloomberg. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS