Elecciones EE UU

La agitada agenda de Trump en la semana que dio positivo

Mítines multitudinarios y reuniones donde los asistentes no usaban mascarilla ni respetaban la distancia social fueron la previa al anuncio de contagio del presidente estadounidense

Donald Trump ajusta el micrófono a la magistrada Amy Coney Barrett, durante su nombramiento en la Casa Blanca, el pasado 26 de septiembre.
Donald Trump ajusta el micrófono a la magistrada Amy Coney Barrett, durante su nombramiento en la Casa Blanca, el pasado 26 de septiembre.Alex Brandon / AP

No se sabe exactamente cuándo y dónde se contagió Donald Trump, pero sí que no hizo lo que estaba a su alcance para evitarlo. En la última semana, el presidente estadounidense, desoyendo a los expertos de su propia Administración, llevó a cabo una ajetreada agenda que incluyó reuniones multitudinarias, pocas mascarillas y conversaciones en las que se ignoraba la distancia social recomendada. El jueves por la noche, en el último evento público en el que participó, Trump dijo que el fin de la pandemia llegaría “muy pronto”. Al día siguiente, el mandatario de 74 años fue ingresado en el Hospital Militar Walter Reed en Bethesda (Maryland) tras dar positivo. No tiene fecha para el alta.

Viernes 25 de septiembre

El Trump International Hotel de Washington recibió por la noche a decenas de invitados a una recaudación de fondos para la campaña de Donald Trump. Entre los asistentes estaban los líderes del Comité Nacional Republicano, incluida su presidenta, Ronna McDaniel. McDaniel, quien coincidió con el mandatario durante los dos días siguientes, dio positivo el miércoles por coronavirus, pero no se hizo público hasta el viernes. Ella ha dicho que sí lo notificó al médico de la Casa Blanca en cuanto supo que se había infectado.

Sábado 26 de septiembre

El presidente estadounidense celebró en el Rose Garden de la Casa Blanca el nombramiento de Amy Comey Barrett para ocupar la vacante que dejó el fallecimiento de la juez Ruth Bader Ginsburg en el Tribunal Supremo. Cerca de 100 personas asistieron al evento, sentados en filas de sillas, sin distancia de seguridad. Hubo una recepción en el interior, abrazos, apretones de manos, y días después, muchos casos positivos. El senador por Utah Mike Lee; el de Carolina del Norte, Thom Tillis; la exasesora de comunicación Kellyanne Conway; el exgobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, y el padre John Jenkins, presidente de la Universidad católica de Notre Dame, son parte de los asistentes a ese evento que han dado positivo en los últimos siete días. Esa misma noche Trump participó en un multitudinario mitin en Middletown (Pensilvania). Al regreso, un reportero de la Casa Blanca dio positivo.

Martes 29 de septiembre

Trump participó en el primer debate presidencial con el demócrata Joe Biden, en Cleveland (Ohio). Por protocolo sanitario, casi no hubo público y los candidatos no se estrecharon las manos. Sin embargo, se vio a los familiares del republicano sin mascarilla durante el evento de 90 minutos. Además, el presentador Chris Wallace dijo que Trump llegó tarde así que no alcanzaron a realizarle el test. Durante el caótico cara a cara, Trump se mofó de que Biden siempre llevaba la mascarilla. En el helicóptero de regreso a Washington, Hope Hicks, una estrecha colaboradora del presidente, lo acompañaba.

Miércoles 30 de septiembre

La delegación republicana del Congreso de Minnesota voló con Trump a un mitin de campaña, ninguno usaba mascarilla. El mandatario primero participó en una recaudación de fondos de campaña en Shorewood y, después, en un multitudinario mitin nocturno en Duluth en el que no se respetó la distancia social ni se vieron muchos cubrebocas. El evento duró 45 minutos, más breve de lo que suelen ser. Hicks, que también participó de los eventos, comenzó a sentirse mal en el vuelo de regreso a Washington y se apartó de la gente, pero según The Washington Post, no les comunicó su malestar. El jueves dio positivo.

Jueves 1 de octubre

El último evento público. El republicano, previsiblemente ya contagiado, asistió a un acto de recaudación de fondos en su campo de golf de Bedminster (Nueva Jersey). La Casa Blanca ha dicho que consideraron “seguro” el viaje, aunque ya conocían el positivo de Hicks y la cercanía que había tenido con el presidente en los últimos días. Trump participó primero en una mesa redonda en el interior del recinto, donde los comensales no llevaban mascarilla, y luego de un acto para la colecta de fondos al aire libre, donde hubo cerca de 200 personas. Esa misma noche anunció el positivo de Hicks, y horas después, el suyo y el de la primera dama, Melania Trump.

Suscríbase aquí a la newsletter semanal sobre las elecciones en Estados Unidos

Más información