_
_
_
_
_

Las víctimas del terremoto de Marruecos: “En esta aldea, todos vamos a dormir al raso”

El seísmo que sacudió Marruecos ha matado al menos a 2.497 personas y herido a otras 2.476. Los residentes de Al Hauz, la zona más afectada, entierran a sus muertos mientras se intensifican los trabajos de rescate

Los rescatadores buscaban supervivientes en Mulai Brahim, en la provincia de Al Hauz, el sábado.Foto: MOSA'AB ELSHAMY (AP) | Vídeo: Jalid Kani

En la aldea de Uirgan, de la provincia marroquí de Al Hauz, a unos 70 kilómetros al sur de Marraquech, se lloraba al caer la tarde del sábado a las víctimas del terremoto de la noche anterior. Los entierros se sucedían en un cementerio situado a las afueras de esa pequeña localidad, rodeado de casas que han quedado destruidas. Al menos 2.497 personas han perdido la vida, según datos facilitados por el Ministerio del Interior marroquí, que se suman a 2.476 heridos, de ellos, 1.404, en estado grave.

El fuerte seísmo de magnitud 6,8 ha afectado a nueve prefecturas situadas en los alrededores de la ciudad de Marraquech, donde se han registrado 14 muertos. En la provincia de Al Hauz, situada al sur del macizo montañoso del Atlas, han perecido 1.400 personas. Además, otras 760 han fallecido en la región de Tarudant y 191 en Chichaua. Estas han sido las zonas más afectadas por el terremoto.

Brahim, un empleado de hostelería de 74 años, se encontraba frente a su edificio completamente desplomado. “No tenemos nada para comer esta noche. Ningún organismo, ni ninguna persona se ha acercado para ayudarnos”, aseguraba. Sin embargo, en una aldea vecina, Omar, un agricultor de 50 años, mostraba dos cartones de leche, un paquete de yogures y algo de pan que le habían sido entregados por las autoridades. Su casa también había quedado destruida, aunque las 14 personas que vivían en el lugar se encontraban sanas y salvas.

“En la casa que se encontraba a nuestra espalda han perdido la vida cinco personas”, aseguraba señalando un amasijo de ladrillos de adobe y de tejados de hojalata que cubrían lo que era una vivienda. En el edificio de enfrente, los bomberos procedían con la búsqueda de personas desaparecidas antes de la caída de la tarde del sábado. Los equipos de rescate buscaban bajo los escombros a una mujer y a dos niños.

“En esta aldea vivimos 25 familias, todas vamos a dormir al raso esta noche”, recordaba Omar. En la sede comarcal de Uirgan, situada al norte de esa localización, se contabilizaban al menos 20 muertos, según fuentes de la Gendarmería marroquí.

Los trabajos de rescate se están intensificando en las últimas horas en la zona afectada por el terremoto con la llegada de equipos de bomberos, ambulancias y trabajadores de protección civil. Hay una importante presencia de socorristas, personal médico, así como también de maquinaria pesada para movimiento de tierras. La misma noche del viernes, las Fuerzas Armadas de Marruecos se desplegaron de urgencia para auxiliar a las víctimas “siguiendo las instrucciones del rey Mohammed VI, comandante supremo y jefe del Estado Mayor”, según un comunicado militar. A la región de Al Hauz, donde se enclava Uirgan, y las aldeas vecinas, se enviaron medios terrestres, aéreos, equipos de búsqueda y salvamento, y un hospital de campaña, entre otros. También se desplegaron drones de observación.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Alimentos, agua y cobijo

La principal preocupación, según las autoridades, es conseguir alimentos y agua para los supervivientes, y proporcionarles alguna forma de cobijo. Se han instalado algunas tiendas y jaimas, pero son insuficientes para acoger a todas las personas que se preparan a dormir al raso por segunda noche consecutiva en esta aldea, próxima al epicentro del terremoto, situado en Iguil, a 63 kilómetros al suroeste de Marraquech y a una profundidad de unos 18,5 kilómetros.

Las reservas de agua dependen de los pozos y de las cisternas que llegaban en la noche del sábado. Tampoco había servicio eléctrico y las señales de telefonía permanecían débiles en la mayor parte de la zona.

El rey Mohamed VI, que interrumpió sus vacaciones en París para regresar a Marruecos tras el terremoto, ha presidido el sábado por la tarde una sesión de trabajo en el Palacio Real de Rabat, según un comunicado del Gabinete Real. En esa reunión, el soberano ha dado instrucciones para la creación “inmediata” de una comisión interministerial encargada de poner en marcha un “programa de urgencia de rehabilitación y reconstrucción de las viviendas destruidas en las zonas siniestradas en el plazo más breve posible”, la asistencia a las personas en dificultad, especialmente a los huérfanos y personas vulnerables y quienes han perdido sus hogares, para proporcionarles alojamiento, alimentos y satisfacer “sus otras necesidades básicas”.

Numerosos voluntarios procedentes de Marraquech, Agadir y otras ciudades al sur de Marruecos se han desplazado hacia los valles del Atlas para traer alimentos y mantas para los damnificados por el terremoto. Es incesante el paso de caravanas de vehículos de particulares que se dirigen con ayuda humanitaria para las víctimas del terremoto en las zonas más elevadas del Atlas. Ascienden desde las zonas del valle con agua, comida y todo tipo de ayuda para intentar auxiliar a las personas que han perdido sus hogares. En la aldea de Uirgan, los derrumbamientos han cortado la carretera. Numerosos edificios se han desplomado y una gran parte de los vecinos temen regresar a sus casas, que pueden colapsar en cualquier momento.

Una sacudida violenta

En la cercana y turística ciudad de Marraquech, el terremoto se sintió con fuerza. “Sobre las once de la noche, sentimos una sacudida muy violenta, me di cuenta de que era un terremoto. Veía los edificios que se movían. La gente estaba conmocionada, en pánico; los niños lloraban, los padres, desamparados. No tenemos los reflejos [para reaccionar] ante este tipo de situación”, explicaba horas después del sismo desde esa ciudad Abdelhak el Amrani, de 33 años, en declaraciones a la agencia France Presse. “Después, salí a la calle y ya había mucha gente fuera”, dice El Amrani. Otra vecina de Marraquech confirmó que, al poco del temblor, la mítica plaza de Yemaa el Fna se llenó de gente para intentar ponerse a salvo ante posibles réplicas. El terremoto obligó a cientos de habitantes en Marraquech a dormir con lo puesto en las calles.

Los vecinos de la ciudad relataron que el temblor duró varios minutos y causó daños en varios inmuebles —algunos se han derrumbado— y mezquitas de la medina (ciudad antigua). Las autoridades no permitieron a los ciudadanos caminar por las calles estrechas de la zona histórica. Jalid, residente en el área, indicó que el minarete de la mezquita de Bab Ailan cayó al suelo a causa del temblor y que también resultó dañada la entrada del templo. Tras la sacudida, los marroquíes compartieron en redes sociales numerosas fotos y vídeos en los que se ven edificios dañados y derrumbados, algunos con personas heridas o aparentemente muertas entre los escombros; así como a gente saliendo despavorida de sus inmuebles en medio de la sacudida, con cascotes cayendo sobre ellos, muchas veces en estrechos callejones. Una de esas grabaciones muestra como la Kutubía, el minarete de la mezquita homónima, gemelo de la Giralda, se tambalea por el temblor.

Los heridos fueron trasladados a diversos centros hospitalarios, según el Ministerio del Interior marroquí, y los servicios de emergencia siguen trabajando en la búsqueda de supervivientes.

El seísmo se percibió no solo en todo Marruecos, sembrando el pánico en las principales ciudades, incluida la capital, Rabat, donde no hubo edificios dañados. Los servicios andaluces de emergencias recibieron llamadas de ciudadanos asustados desde diversas localidades de Sevilla, Huelva, Jaén, Córdoba y Málaga.

El Instituto Nacional de Geofísica marroquí señaló que “se han producido cientos de réplicas, pero la mayoría de ellas no se han sentido”. Por su parte, el Instituto Geográfico Nacional español (IGN) informó el sábado en su web de un segundo terremoto de menor magnitud, de 4,8, en la ciudad de Berrechid, en la región de Casablanca-Settat.

No hay constancia de españoles fallecidos

El ministro de Exteriores de España, José Manuel Albares, ofreció ayuda a Marruecos y afirmó que no hay registros de españoles afectados. Albares compareció el sábado en Nueva Delhi, donde participaba en las reuniones del G-20, informa Carlos E. Cué. El ministro envió un mensaje de “solidaridad de España a Marruecos en estos momentos tan difíciles” y ofreció al Gobierno marroquí, con el que ha estado en contacto, la ayuda española para la búsqueda de posibles supervivientes bajo los escombros, así como para la reconstrucción de las zonas afectadas. Así, España ofreció la Unidad Militar de Emergencias (UME) para que actúe donde sea necesario.

Oficialmente, 18.000 españoles viven en Marruecos y por el momento a Exteriores no le consta que haya ningún español afectado, aunque Albares explicó que hay algunas personas de turismo o de viaje de trabajo que los consulados no tienen controladas. “Empezó a temblar todo y comenzó a salir humo del centro del hotel, así que nos tocó bajar corriendo. Entonces vimos una escena muy dura, con muchos edificios medio derrumbados y gente en el suelo que no sabías en qué estado estaba”, explicó a la agencia Efe el español Pablo Segarra, que está de turismo en Marraquech. Albares invitó a todos los españoles que están allí por turismo o trabajo y a sus familiares a que se pongan en contacto con los teléfonos de emergencia consular para que puedan ayudarlos y tenerlos controlados.

Por su parte, el Ministerio del Interior español, a través de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, activó a primera hora del sábado el Comité Estatal de Apoyo Internacional de Protección Civil para poder dar una respuesta inmediata si las autoridades de Marruecos solicitan ayuda, informa Óscar López Fonseca. Si llega la petición, tanto de forma bilateral como a través del Mecanismo Europeo de Protección Civil, los primeros equipos españoles podrían estar desplegados sobre el terreno en horas, según Interior.

Teléfonos de emergencia consular de España en Marruecos

La Embajada de España en Marruecos ha lanzado un mensaje de alerta para recordar a los españoles que, en caso de necesidad, pueden dirigirse a los teléfonos de emergencia consular.

El del consulado general de Casablanca, en cuya demarcación está la ciudad y región de Marraquech, es +212 660 48 88 48.

Además, el consulado general ha habilitado un teléfono específico para esta emergencia: +212 665 80 79 77

Los teléfonos de emergencia del resto de consulados generales en Marruecos son:

  • Rabat: +212 660 91 56 47
  • Agadir: +212 661 08 04 70
  • Larache: +212 666 79 45 59
  • Tánger: +212 661 20 21 35
  • Tetuán: +212661705430
  • Nador: +212 661 76 40 05

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, expresó sus condolencias por el seísmo, así como multitud de mandatarios internacionales, como Ursula von der Leyen, Joe Biden, Emmanuel Macron o Vladímir Putin, entre muchos otros. Por su parte, el rey Felipe VI escribió un telegrama a Mohammed VI: “Estoy desolado al recibir la noticia del violento terremoto que ha afectado a la localidad de Iguil, que ha causado un elevadísimo número de víctimas mortales y heridos. Deseo haceros llegar, en mi nombre, en el del Gobierno y en el del pueblo español, nuestro más profundo sentimiento de dolor por las terribles consecuencias de este desastre, así como nuestras condolencias”.

Los servicios de rescate buscan a supervivientes en un edificio en ruinas en Marraquech.Foto: JALAL MORCHIDI (EFE) | Vídeo: EPV

El seísmo del viernes también ha afectado a varias provincias del oeste de Argelia, pero las autoridades del país han descartado víctimas o daños. Argelia, que rompió relaciones con Marruecos en 2021, va a abrir su espacio aéreo a vuelos que transporten ayuda humanitaria, ha adelantado Reuters. “Las autoridades argelinas han expresado su plena disposición a prestar asistencia humanitaria y a poner todas las capacidades materiales y humanas en solidaridad con el pueblo marroquí, en caso de una petición del Reino de Marruecos”, afirmaron desde la presidencia del país.

Marruecos sufre terremotos con frecuencia en su región septentrional debido a su posición entre las placas africana y euroasiática. En 2004, al menos 628 personas murieron y 926 resultaron heridas cuando un temblor golpeó Alhucemas, al noreste del país. En 1980, el terremoto en El Asnam, de magnitud 7,3, impactó principalmente en Argelia: fue uno de los más destructivos de la región y causó 2.500 fallecidos, además de dejar a más de 300.000 personas sin hogar.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Juan Carlos Sanz
Es el corresponsal para el Magreb. Antes lo fue en Jerusalén durante siete años y, previamente, ejerció como jefe de Internacional. En 20 años como enviado de EL PAÍS ha cubierto conflictos en los Balcanes, Irak y Turquía, entre otros destinos. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza y máster en Periodismo por la Autónoma de Madrid.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_