El traidor que pasaba información en un sándwich de mantequilla de cacahuete

El FBI detiene a un ingeniero de la Armada estadounidense por compartir con un país extranjero información reservada sobre la construcción de submarinos nucleares

Un submarino nuclear estadounidense abandona la base naval Kitsap-Bremerton, en mayo de este año.
Un submarino nuclear estadounidense abandona la base naval Kitsap-Bremerton, en mayo de este año.LT. MACK JAMIESON (AFP)

Una buena historia de espías te arregla un domingo cualquiera. Según ha trascendido hoy, el FBI ha detenido a un ingeniero, Jonathan Toebbe (de 42 años), y a su mujer, Diana (de 45), acusados de compartir información sensible sobre submarinos nucleares con potencias extranjeras, según revela una denuncia registrada en el Estado de West Virginia. Toebbe, dice el comunicado judicial, “ha pasado y continuaba pasando datos que la ley de energía atómica considera clasificados a un Gobierno de otro país”.

La historia tiene todos los elementos de un thriller. En diciembre, un agente del FBI interceptó un paquete con remite en Pittsburgh (Pensilvania) lleno de secretos de la Armada estadounidense, junto con una carta e instrucciones para contactar con el supuesto informante. La carta pedía que se compartiese ese contenido sensible con la agencia de inteligencia militar del país en cuestión, cuya identidad no se ha desvelado. “Esto no es ninguna broma”, concluía la misiva.

Los agentes del FBI se hicieron pasar por espías extranjeros y se pusieron en contacto con Toebbe, al que propusieron celebrar una reunión. Este se negó, aludiendo que era demasiado arriesgado, y que su vida estaba en juego.

Tras varios intentos, el ingeniero accedió finalmente a un traspaso en persona de documentos. Tuvo lugar el 26 de junio en la localidad de Jefferson County. Antes, Toebbe había recibido un pago “de buena fe de 10.000 dólares en criptomonedas”, divisas casi imposibles de rastrear. A la cita acudió la pareja, que es natural de Annapolis, una somnolienta localidad del estado de Maryland. La mujer vigilaba mientras se producía el intercambio.

Como toda buena historia de espías, esta también tiene su toque humorístico. Cuando los agentes del FBI abrieron el paquete vieron que contenía medio sándwich de mantequilla de cacahuete con un USB de 16 gigas con información sobre el diseño y las especificaciones técnicas de submarinos nucleares estadounidenses. Tras un segundo pago de 20.000 de dólares en criptomonedas, el presunto traidor les facilitó la clave para acceder al USB.

Hubo una segunda entrega en agosto, esta vez en el interior de un paquete de chicles, y otro pago, de 70.000 dólares, también en criptomoneda. En la tercera cita, celebrada el sábado, se produjo el arresto.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

La información que el ingeniero estaba pasando se refería, según las investigaciones, al sistema de propulsión nuclear de los submarinos de la clase Virginia, una tecnología que es fundamental en el acuerdo reciente entre Estados Unidos, el Reino Unido y Australia. Ese compromiso de seguridad estratégica, bautizado como Aukus, se firmó en septiembre para salvaguardar los intereses comunes en el área del Indo-Pacífico y poner freno a la creciente influencia de Pekín.

China y Rusia llevan tiempo interesados en saber detalles sobre la propulsión submarina de Estados Unidos, aunque, según expertos citados por The New York Times, Toebbe pretendía compartir esos documentos sensibles con un país amigo, y no con un adversario.

“Jonathan Toebbe es empleado de la Armada, y ha ejercido como ingeniero nuclear adscrito al Programa de Propulsión Nuclear Naval, también conocido como de Reactores Navales”, se puede leer en un documento hecho público este domingo por la Oficina del Fiscal General del distrito del Norte de Virginia. “Tenía una autorización de seguridad nacional activa a través del Departamento de Defensa de Estados Unidos, lo que le daba acceso a datos restringidos. Toebbe trabajó en asuntos relacionados con la propulsión nuclear naval y tuvo acceso a información sensible sobre diseño militar, parámetros operativos y características de rendimiento de los reactores para buques de guerra de propulsión nuclear”.

La pareja se enfrenta ahora a cargos de conspiración y revelación de información reservada. El martes están citados ante el juez de Martinsburg, West Virginia.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Sobre la firma

Iker Seisdedos

Es corresponsal de EL PAÍS en Washington. Licenciado en Derecho Económico por la Universidad de Deusto y máster de Periodismo UAM / EL PAÍS, trabaja en el diario desde 2004, casi siempre vinculado al área cultural. Tras su paso por las secciones El Viajero, Tentaciones y El País Semanal, ha sido redactor jefe de Domingo, Ideas, Cultura y Babelia.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS