HUNGRÍA

La Comisión Europea exige a Hungría que frene la ley que proscribe la homosexualidad de las escuelas

El Gobierno de Viktor Orbán responde que las acusaciones de Von der Leyen son falsas y las califica en un comunicado hasta tres veces de “vergüenza”

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el primer ministro húngaro, Viktor Orbán el 23 de abril, en Bruselas. En vídeo, las declaraciones de la presidenta de la presidente de la Comisión, este miércoles.GETTY / VÍDEO: REUTERS-QUALITY

Reacción fulminante contra la homofobia. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha anunciado este miércoles que abrirá un expediente contra Hungría ante la posible ilegalidad de las normas recién aprobadas que prohíben hablar de la homosexualidad en las escuelas. La iniciativa comunitaria para frenar al Gobierno de Viktor Orbán llega solo unas horas después de que 14 países, entre ellos España, reclamasen medidas contra una ley a la que acusan de estigmatizar a la comunidad LGTBI.

“Esta ley húngara es una vergüenza”, ha asegurado Von der Leyen. “Por ese motivo, he pedido a los comisarios encargados que envíen una carta con nuestras inquietudes legales incluso antes de que la ley entre en vigor”, ha añadido la presidenta de la Comisión. El ataque preventivo de Bruselas intenta abortar la norma cuanto antes. Y augura que, en caso de que el Gobierno de Orbán siga adelante con la ley, Bruselas actuará de manera expeditiva para llevar a Hungría ante el Tribunal de Justicia de la UE, como pedían los 14 países firmantes de la declaración pactada el martes en Luxemburgo al hilo de un consejo de ministros de asuntos generales de la UE celebrado en el Gran Ducado.

El Gobierno de Orbán no ha tardado en responder, de manera igual de tajante, con un comunicado en el que califica hasta tres veces de vergonzosas las palabras de Von der Leyen. “La declaración de la presidenta de la Comisión Europea es una vergüenza porque se basa en falsas alegaciones (...) es una vergüenza porque la ley húngara se basa en el artículo 14.3 de Carta de Derechos fundamentales de la UE (...) es una vergüenza porque propaga una opinión política sesgada sin llevar a cabo previamente una investigación imparcial”.

Bruselas tampoco se ha demorado en enviar la carta anunciada por Von der Leyen. Y en la misma tarde del miércoles, el comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, y el de Mercado Interior, Thierry Breton, han remitido una misiva a la ministra húngara de Justicia, Judit Varga, en la que acusan a la ley húngara de “violar la prohibición de discriminación por razones de sexo y orientación sexual establecida en el artículo 21 de la Carta [de Derechos fundamentales]”. Reynders y Breton también apuntan que la ley viola los artículos 7 y 9 de esa Carta sobre privacidad y vida familiar porque “estigmatizaría a las personas y parejas LGTBIQ”.

Los dos comisarios señalan, además, que la norma violaría varios artículos del Tratado y directivas comunitarias sobre libre circulación y libre prestación de servicios, porque podría verse afectada desde la retransmisión de contenidos audiovisuales desde otro país de la UE a la distribución de material impreso como revistas o libros. Bruselas da al Ejecutivo de Orbán hasta el 30 de junio para contestar y le advierte que no dudará en utilizar todos los poderes disponibles con arreglo al Tratado de la UE.

El choque frontal entre Von der Leyen y Orbán se produce solo 24 horas antes de la cumbre europea que se celebra este jueves y viernes en Bruselas. Y anticipa un duro enfrentamiento entre gran parte de los socios comunitarios y un gobierno húngaro al que se está acorralando poco a poco y con el que la convivencia dentro de la Unión resulta cada vez más complicada.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

La vicepresidenta de la Comisión, Vera Jourova, ya advertía en Luxemburgo de que a su juicio la ley húngara planteaba problemas en el terreno “de la educación, la libertad de expresión y de la discriminación”. Jourova indicó que los servicios de la Comisión estaban analizando el texto para verificar las posibles incompatibilidades con la normativa de la Unión y, llegado el caso, iniciar un expediente de infracción.

Más información

Von der Leyen ha señalado este miércoles que “la ley discrimina a la gente en función de su orientación sexual”. La que fuera ministra de Defensa del Gobierno de Angela Merkel considera que la norma húngara “viola los valores fundamentales de la Unión Europea: la dignidad humana, la igualdad y el respeto por los derechos humanos”. Von der Leyen ha asegurado que no acepta regateos con esos principios. “Lo he enfatizado muchas veces”, ha recordado durante una rueda de prensa conjunta con el primer ministro de Bélgica, Alexandre de Croo, para anunciar el visto bueno al plan de recuperación de ese país.

Hartazgo

Bélgica ha sido precisamente el país que impulsó la declaración para pedir medidas contra la ley húngara, una iniciativa inédita que muestra el hartazgo en muchas capitales europeas ante la deriva autoritaria, xenófoba y homófoba del Gobierno de Orbán. La declaración fue suscrita, entre otros, por Alemania, Francia, Italia, España y el Benelux (Bélgica, Países Bajos, y Luxemburgo). Pero no solo los socios más veteranos del club se han sumado. También los países bálticos (Estonia, Letonia y Lituania), que ingresaron en la UE en 2004 como Hungría, han firmado la petición de medidas contra Hungría, lo que muestra que no se trata de un enfrentamiento este-oeste sino de una pugna por el respeto o no de ciertos valores considerados hasta ahora fundamentales por la UE.

“Yo creo en una Unión Europea donde todos y cada uno puedan ser como son, donde podamos amar a quien queramos”, ha señalado Von der Leyen. “Creo en una Europa de diversidad”, ha añadido. Y la presidenta se ha comprometido a “hacer todo lo que esté en el poder de la Comisión para proteger los derechos de los ciudadanos de la UE en cualquier lugar de la UE”.

La Comisión suele tardar semanas o meses en analizar las normas nacionales potencialmente incompatibles con los tratados de la Unión o con la legislación y jurisprudencia comunitarias. Pero en el caso de la nueva ley húngara, aprobada por el Parlamento húngaro por 157 votos a favor y uno en contra, el clamor en contra es de tal magnitud que Bruselas ha decidido lanzar la ofensiva sin esperar siquiera a que la controvertida norma entre en vigor.

La norma húngara, a la que se ha comparado con otra similar en la Rusia de Vladímir Putin, prohíbe “la descripción y promoción de una identidad de género distinta al sexo asignado en el nacimiento, el cambio de género y la homosexualidad”. Para Budapest, se trata solo de proteger a los menores de edad de unas supuestas campañas a favor de promover la homosexualidad o de atentar contra la integridad sexual de los niños. “Esta ley no va contra ninguna comunidad en Hungría, es solo contra los pedófilos”, señaló el martes en Luxemburgo el ministro húngaro de Exteriores, Peter Szijjarto.

Szijjarto acusó a las voces críticas de orquestar una campaña contra Hungría sin haber leído siquiera el contenido de la ley. Y defendió que “hasta los 18 años los padres tienen que tener la competencia exclusiva sobre la educación en cuanto a la orientación sexual, no puede ser que los niños vuelvan a casa con propaganda sobre su orientación sexual”.

Los argumentos del ministro húngaro no convencieron a la mayoría de sus colegas europeos, que siguieron adelante con la declaración promovida por la ministra belga de Exteriores, Sophie Wilmes. Al final, el texto en contra de la ley fue suscrito por 14 de los 27 países socios de la Unión. Este miércoles se ha unido Austria. Portugal no se ha sumado todavía porque ocupa la presidencia semestral de la Unión y prefiere guardar la neutralidad hasta el final de su mandato el 30 de junio. Pero el Gobierno de António Costa dejó claro que apoya una iniciativa que muestra el creciente aislamiento de la Hungría de Orbán dentro de la UE.







Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50