CRISIS POLÍTICA EN NICARAGUA

La policía de Nicaragua allana la casa del periodista Carlos Fernando Chamorro

El director de la revista ‘Confidencial’ no estaba en la vivienda en el momento de la entrada. Es el segundo periodista que sufre la represión del Gobierno de Ortega en menos de 24 horas

El periodista Carlos Fernando Chamorro es asediado por oficiales de policía en en diciembre de 2020, en Managua.
El periodista Carlos Fernando Chamorro es asediado por oficiales de policía en en diciembre de 2020, en Managua.STR / AFP

Casi un mes después de que el Gobierno de Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta, Rosario Murillo, ordenara asaltar y confiscar por segunda ocasión la revista Confidencial, el director de esa publicación, el reconocido periodista Carlos Fernando Chamorro, denunció la noche de este lunes que un contingente policial allanó de forma “ilegal” su casa, ubicada en el desarrollo Intermezzo del Bosque, en las afueras de Managua.

Crisis política en Nicaragua

“No a la censura. Tropas de la Policía ejecutan a las 8.30 PM un operativo ilegal de allanamiento en mi casa en Intermezzo del Bosque. Exigimos respeto a la integridad física de mi cuñada Amelia Elizondo, Amparo, y Avaro, el guarda de seguridad. No podrán callar al periodismo”, denunció Chamorro a través de su cuenta de Twitter.

Ni el director de Confidencial ni su esposa, Desiré Elizondo, se encontraban en la vivienda al momento del asalto policial. El allanamiento a la casa de Chamorro es parte de la escalada represiva del régimen Ortega-Murillo contra opositores (entre ellos cinco candidatos presidenciales), líderes políticos y periodistas bajo el paraguas de una serie de leyes punitivas aprobadas en 2020, de cara a las inciertas elecciones generales previstas para noviembre próximo.

La medianoche de este lunes también fue allanada la casa del periodista Miguel Mora, quien se retiró del oficio para incursionar en la política. Mora, quien ya fue preso político, fue recapturado con violencia frente a su esposa, Verónica Chávez, y su hijo, quien sufre una discapacidad. El precandidato presidencial es acusado por la supuesta violación de la Ley 1055, usada por el Gobierno para criminalizar a opositores bajo el argumento de “traición a la patria”.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

El régimen no ha informado sobre el delito que le achacan a Chamorro. Sin embargo, el Gobierno Ortega-Murillo señaló al reconocido periodista por supuesto lavado de dinero en un comunicado enviado a las embajadas acreditadas en Managua hace unas semanas. Chamorro, quien recientemente ganó el Premio Ortega y Gasset por su trayectoria, está vinculado a la acusación en contra de su hermana, la precandidata presidencial Cristiana Chamorro, a quien señalan de lavar dinero a través de la clausurada Fundación Violeta Barrios.

Chamorro aseguró que el régimen busca con el allanamiento capturarlo y callar su voz, pero sigue insistiendo en que “no van a callar el periodismo”. “Vamos a seguir dándole voz al pueblo de Nicaragua”, afirmó. El periodista aseguró que decenas de patrullas, motocicletas y civiles leales al Gobierno se trasladaron hasta su hogar. “Desde que asaltaron Confidencial el 20 de mayo sin una orden judicial, nosotros estamos gravemente amenazados, entendimos que nos querían callar. Posteriormente continuó la campaña de calumnias por parte de los medios oficialistas que nos imputan delitos criminales sin ninguna base, y posteriormente conocimos de un documento oficial del Estado de Nicaragua, en el que nuevamente nos imputan delitos sin existir fundamento. Frente a ese tipo de amenazas, hemos tomado la decisión de proteger nuestra libertad y nuestra integridad personal, que es la misma integridad de prensa”, dijo el periodista a un canal local.

El director de Confidencial es el periodista más reconocido e influyente de Nicaragua, y no es la primera vez que hace frente a la persecución por parte de los Ortega-Murillo. En 2008, el régimen también allanó la revista por supuesto lavado de dinero, pero la justicia nunca pudo probar tal señalamiento. En diciembre de 2018, la redacción de ese medio fue allanada y confiscada después de las protestas sociales de 2018. Chamorro se ha vuelto enemigo número uno de la dictadura Ortega-Murillo.

El defensor de derechos humanos Gonzalo Carrión alertó: “Una vez más, el periodismo está bajo ataque”. Y agregó: “En las últimas tres semanas, en el contexto de la criminalización contra Cristiana Chamorro, decenas de periodistas han sido citados al Ministerio público. Es un ataque frontal contra el periodismo y contra todo aquel que en Nicaragua ejerza ciudadanía. Repudiamos la acción de violencia contra Chamorro y destacar que la Constitución Política no autoriza allanamientos de noche, como lo han hecho con varias personas detenidas. Quieren aterrorizar para atemorizar a las familias de los detenidos y al pueblo de Nicaragua que exige un cambio”.

Fuerte reacción internacional

La escalada violenta del régimen sandinista ha despertado una fuerte condena internacional. La mañana de este lunes, Argentina y México anunciaron que llamaron a consultas a sus respectivos embajadores en Managua, para que expliquen lo que consideran las “preocupantes acciones políticas-legales realizadas por el Gobierno nicaragüense en los últimos días, que han puesto en riesgo la integridad y libertad de diversas figuras de la oposición”. La decisión se da una semana después de que ambas potencias latinoamericanas se abstuvieran de votar una resolución de condena a Ortega en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA), que fue aprobada por 26 países del continente, en la que además se exige la “liberación inmediata de todos los presos políticos”.

También Costa Rica informó de que el nombramiento de su nueva embajadora en Managua, Xinia Vargas, fue pausado y la diplomática fue llamada a consultas a San José. Esta semana se prevé que el consejo permanente de la OEA presente un informe sobre la situación en Nicaragua, al igual que la alta comisionada para los derechos humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet.

Estados Unidos también ha anunciado más sanciones para el Gobierno de Ortega. El senador Bob Menéndez dijo que este martes el Comité de Relaciones Exteriores del Senado aprobará la “Ley Renacer”. Esta ley exige castigos específicos para lograr avances en las elecciones previstas para noviembre de 2021 en Nicaragua. Al mismo tiempo, coordina sanciones con Canadá y la Unión Europea; refuerza las excepciones humanitarias y de derechos humanos para los préstamos de instituciones financieras internacionales; y amplía los mecanismos de supervisión sobre los préstamos de esas instituciones.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50