BOLIVIA

El presidente de Bolivia pierde a su ministro de desarrollo rural, detenido por soborno

La policía grabó el momento en que Edwin Characayo, nombrado en el cargo en diciembre, recibía 20.000 dólares en una calle de La Paz

El ministro de Gobierno de Bolivia, Eduardo del Castillo, habla sobre la captura del exministro Edwin Characayo, quien se ve en la pantalla.
El ministro de Gobierno de Bolivia, Eduardo del Castillo, habla sobre la captura del exministro Edwin Characayo, quien se ve en la pantalla.MINISTERIO DE GOBIERNO BOLIVIA

Por primera vez en la historia reciente de Bolivia, un ministro en funciones es detenido por aceptar un soborno. El titular de Desarrollo Rural y Tierras del Gabinete de Luis Arce, Edwin Characayo, fue filmado y fotografiado por la policía mientras recibía algo más de 20.000 dólares en una céntrica calle de La Paz. El ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, anunció este jueves la detención, que describió como un “hecho ejemplar” de la voluntad del presidente para combatir la corrupción “con tolerancia cero y caiga quien caiga”.

Del Castillo explicó que existe una red de corrupción que comercia fallos sobre propiedad de tierras rurales, una de las materias de las que estaba encargado el ministro detenido. “La cabeza de esta red ha caído”, aseguró. Respaldó su acusación mostrando fotografías en las que se ve a unas personas intercambiando algo debajo de un árbol, frente a la iglesia María Auxiliadora de El Prado, en pleno centro de La Paz. Junto al ministro Characayo estaba el director de Desarrollo Rural del Gobierno. Del Castillo afirmó que tiene en su poder grabaciones de llamadas telefónicas, lo que indica que la policía estaba investigando a los funcionarios desde hace algún tiempo.

El soborno era parte de un pago de 380.000 dólares que supuestamente exigieron las personas involucradas en este caso para conceder un título de propiedad a la hacienda El Triunfo II, ubicada en San Ramón, un municipio de la región ganadera de Beni. Hasta donde se sabe, los propietarios de esta hacienda fueron extorsionados, pero, en lugar de ceder, denunciaron lo que les estaba pasando ante otras dependencias gubernamentales.

En Bolivia, la mayor parte de la tierra cultivable y productiva está en manos de distintos tipos de propietarios, pero solo una porción de ellos posee títulos de propiedad, los cuales son emitidos por el Gobierno. En teoría, estos títulos son transitorios, solo válidos mientras el predio sea productivo, pero en los hechos conceden un derecho definitivo a sus poseedores y permiten la participación de estos en el mercado de tierras.

Este es el caso más llamativo de destitución de un ministro de la historia moderna del país, aunque en el pasado varios dignatarios han pasado directamente de sus despachos a alguna de las cárceles del país. El caso más reciente fue el del ministro de Salud de la antecesora de Arce, la presidenta Jeanine Áñez, que fue responsabilizado por la compra con sobreprecio de un lote de respiradores destinado a las salas de terapia intensiva de los hospitales públicos.

No es la primera vez que el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras le causa dolores de cabeza al presidente Arce. También tuvo que despedir al anterior ministro porque había contratado a su pareja sentimental como su jefa de equipo. Esta cartera del Estado es uno de los espacios reservados para las organizaciones campesinas que constituyen la columna vertebral del partido oficial, el Movimiento al Socialismo (MAS).

Más información

Desde hace tiempo que dirigentes de este partido, como el ex vicepresidente Álvaro García Linera, han expresado dudas sobre el comportamiento moral de algunos dirigentes campesinos, obreros y vecinales que han encontrado en el MAS un medio de acceso al poder y a recursos económicos. Estos dirigentes tienen una fuerte influencia sobre la actuación del Gobierno, así que algunos analistas han interpretado la impactante acción contra Characayo como un gesto político de Arce para establecer o reafirmar su control sobre todas las áreas gubernamentales.

“No vamos a tolerar la corrupción, venga de donde venga. Esta era una frase, pero ahora hemos probado que era cierta. Cualquier acto de corrupción, sea del MAS [o de cualquier otro partido político] va a ser sancionado. Porque no hemos sido elegidos para gobernar para un partido, sino para todos y cada uno de los bolivianos”, dijo el ministro Del Castillo en conferencia de prensa.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50