Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alberto Fernández apunta que el Papa ayudará en la negociación con el FMI

El presidente de Argentina busca en su gira europea sumar apoyos para concertar la deuda externa de unos 50.000 millones de euros

Alberto Fernandez Argentina
El Papa Francisco y el presidente de Argentina, Alberto Fernández, este viernes en Ciudad del Vaticano. Getty Images

Después de un periodo de frío, el papa Francisco parece que ha vuelto a conectar con la política argentina. El Pontífice recibió en audiencia este viernes en el Vaticano al presidente del país sudamericano, Alberto Fernández, y, según este, mostró su disposición para ayudar a sus compatriotas con la negociación con el Fondo Monetario Internacional sobre el pago de la deuda, el mayor problema económico de Argentina que amenaza con colocar al país al borde del desastre.

“Siempre le pido ayuda (...) y sé que siempre me va a ayudar y guardo para mí lo que me dijo, pero sé que cuento con él”, señaló en una rueda de prensa Fernández, que está inmerso en una gira por la Unión Europea para sumar apoyos a su plan para negociar la deuda externa de unos 50.000 millones de euros con el FMI y los acreedores privados.

La reunión entre los dos argentinos duró 45 minutos, exactamente el doble de tiempo que Francisco compartió con el predecesor de Fernández, Mauricio Macri, en 2016. En este tipo de encuentros oficiales en los que prácticamente no trasciende nada, la duración de las conversaciones es un termómetro bastante preciso para interpretar el grado de entendimiento entre los interlocutores.

Otro factor es la expresión en el rostro de ambos durante el tradicional intercambio de regalos y el posado ante las cámaras. En esta ocasión, los objetivos pudieron retratar un ambiente distendido, sonrisas y alguna broma: “Primero el monaguillo”, dijo el Papa para ceder a Fernández la entrada a la Biblioteca del Palacio Apostólico.

Fernández explicó que su primera audiencia oficial con el Papa fue “muy grata” y “reconfortante” y señaló que ambos hablaron de “todo lo que está pasando en Argentina y en el mundo”, con muchas coincidencias de pensamiento. También apuntó que el Pontífice hará todo lo posible para ayudar porque “él quiere mucho a los argentinos”. “El papa ya nos está ayudando mucho, pero no necesariamente lo tiene que andar mostrando (...). Es un argentino preocupado por su patria, porque toda la deuda trajo pobreza y marginación”, apuntó el mandatario.

La próxima semana se celebrará en el Vaticano el seminario Nuevas formas de fraternidad solidaria de inclusión, integración e innovación, en el que participarán la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, y el ministro de Economía argentino, Martín Guzmán. El Papa está cada vez más pendiente de la economía global y de que arraigue el concepto de solidaridad, uno de los pilares de la Doctrina Social de la Iglesia. En múltiples ocasiones, ha abogado por una economía “que incluya y no excluya”.

Aborto

El Vaticano, como es habitual, emitió un escueto comunicado en el que se limitó a indicar que durante la reunión se examinó la situación del país, con especial referencia a algunos problemas como “la crisis económico-financiera, la lucha contra la pobreza, la corrupción y el narcotráfico, la promoción social y también la protección de la vida desde su concepción”. La despenalización del aborto que el Ejecutivo argentino pretende hacer efectiva este año era uno de los temas delicados, que claramente divide a ambos líderes.

Francisco, preocupado también por la grieta que divide a la polarizada sociedad argentina, su país natal, también pidió al mandatario que se convierta en un “constructor de paz”. Fernández señaló que tanto él como el Papa tienen “una suerte de obsesión” que es la unidad entre sus compatriotas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información