Reino Unido

Un tribunal británico condena a dos personas por la muerte de 39 migrantes vietnamitas en un camión

El juicio ha revelado un operativo activo desde hacía años para introducir personas en el Reino Unido de manera ilegal

Forenses de la policía británica investiga el camión en el que viajaban las 39 personas fallecidas, en Londres.
Forenses de la policía británica investiga el camión en el que viajaban las 39 personas fallecidas, en Londres.BEN STANSALL / AFP

Un tribunal de Londres ha declarado este lunes a dos hombres, Gheorghe Nica (43 años) y Eamonn Harrison (23), culpables de homicidio imprudente, por la muerte en un camión de 39 migrantes de origen vietnamita en octubre de 2019. El juicio ha servido para revelar un operativo activo desde hacía años para introducir personas en el Reino Unido de manera ilegal.

La operación la coordinaba Nica, originario de Rumanía; y Harrison, originario de Irlanda del Norte, era esa noche el conductor del vehículo. Ambos llegaron a meter en el contenedor hasta el doble de migrantes de los que solían transportar en sus operaciones, para maximizar los beneficios, según declararon en el juicio agentes de la policía británica. Cada uno de los pasajeros clandestinos les pagaba entre 11.000 y 14.000 euros.

Nica estaba asociado al líder de la trama, Ronan Hughes, (británico de 41 años), quien se declaró culpable antes de que se iniciara la vista. Hughes alternaba el transporte de productos ilegales con el contrabando de alcohol, tabaco y seres humanos. Rebajaba incluso los precios en el caso de las mercancías convencionales para asegurar el negocio y ofrecer una fachada de legalidad y respetabilidad.

El tribunal ha rechazado por poco creíbles las excusas de los condenados, quienes aseguraron en todo momento que sabían que estaban transportando mercancías de contrabando, pero ignoraban que se trataba de seres humanos. 28 hombres, ocho mujeres y tres niños fueron abandonados dentro un contenedor en un aparcamiento de Essex. Algunos intentaron enviar mensajes de auxilio desde dentro, como se supo días más tarde. La temperatura en el interior llegó a los 38,5 grados centígrados, y murieron todos ellos por asfixia e hipertermia.

Más información

Lo más visto en...

Top 50